Destacado

5 formas de practicar mejor tu golf.

Pinterest LinkedIn Tumblr

Los mejores golfistas del mundo son muy disciplinados cuando entrenan. Tienen muy claro que, si no invierten el suficiente tiempo en el campo de prácticas y en el putting green, lo más seguro, es que su nivel de juego baje drásticamente.

Klever Tee Time / Redacción

En cuanto a los golfistas aficionados, no tienen ni el tiempo, ni los conocimientos ni la dedicación para poder pasar largas horas en el campo de prácticas. A nivel amateur, es más importante la calidad del entreno que el tiempo total de entreno. Así que es más fácil mejorar nuestro nivel de golf con práctica bien aplicada en sesiones cortas pero regulares.

#1 Practica los golpes que más necesitas.

Una mala tendencia entre golfistas aficionados es que acostumbran a caer en la rutina de estructurar siempre igual sus sesiones de prácticas. Esto aunque pueda parecer lo más completo, no beneficia en nada a tu juego.

Gay Brewer (ganador de un Masters) solía decir que se pasaba casi todo el tiempo entrenando putts cortos, de tres metros y de metro y medio. Practicaba ese golpe más que cualquier otro y tiene sentido, en definitiva, son los golpes que más vamos a dar en el recorrido. Y, además, los más decisivos.

#2 Practica el juego corto de forma real.

A la hora de entrenar el approach y putt debemos hacerlo con un toque de realidad evitando a toda costa caer en mecanismos. Cuando vayas a practicar el juego corto utiliza pocas bolas y finaliza todos los hoyos.

Después del golpe de aproximación, puttea siempre hacia el hoyo, al igual que harías en el campo. Además de ser una gran práctica con simulación de campo inlcuída, nos puede servir como un gran indicativo de nivel para nuestro juego corto.

#3 Fuérzate, incomódate y corrige sin saber

En un campo de prácticas existen grandes patrones, el más generalizado es que casi siempre encontrarás los golfistas que hacen hook en la parte izquierda del campo de prácticas apuntando a objetivos situados a la derecha, mientras que los que hacen slice se sitúan en la parte derecha para apuntar a objetivos colocados en la parte izquierda.

Es una especie de defensa natural para tener espacio y sensación de espacio para pegar sus golpes. Si quieres liberarte de tu slice o tu hook haz todo lo contrario. Sitúate en la parte del campo de prácticas que te incomoda, por ejemplo en la parte derecha para apuntar a objetivos que estén a la derecha (o al revés) y, poco a poco, irás encontrando el punto medio en tu swing.

#4 Practica tu poder de concentración

La concentración es una habilidad que se puede y se debe practicar. Nunca debemos colocarnos y golpear bolas porque sí. Una vez más debemos intentar darle a la práctica el máximo de realismo posible.

Cuando vayas a pegar golpes en el campo de prácticas intenta eliminar todo lo que tienes a tu alrededor. Desarrolla la habilidad para pensar solo en cómo y dónde quieres jugar el siguiente golpe. Si algo te distrae en el proceso de golpeo, como harías en el campo, vuelve a empezar tu rutina.

#5 Varía los palos de práctica

Tengo que reconocer que es un mal hábito que me ha costado mucho quitarme. Cuando vamos a practicar tendemos a utilizar siempre los mismos palos y dejar de lado otros. Evita tener una rutina de elección de palo… ¡varíalos!

En mi caso, el campo de prácticas siempre se componía de golpes con; 56º, 52º, hierro 9, hierro 6, hierro 4, madera y drive. Consecuentemente, los demás ni los tocaba a la hora de entrenar. ¡No te acomodes con unos palos concretos! Varíalos en cada práctica y siéntete cómodo con cualquier palo de la bolsa.

Últimas reflexiones:

Como comentaba en el post de ayer, en el caso del golf esforzarse mucho (incluso demasiado) no es sinónimo de mejoría como en otros deportes. Tampoco lo vamos a solucionar todo corto plazo como la mayoría de golfistas amateurs piensa.

Escribe un comentario