Category

Business

Category

Toda startup necesita una estrategia de marca. Te proporciona un esquema y un plan en el que trabajar, asegurándote de que tu empresa alcance todos los objetivos.

Klever Tee Time / Redacción

En términos sencillos, una estrategia de marca se reduce al plan de acciones que hará crecer tu negocio. Incluye la personalidad de tu marca, la forma de interactuar con tus clientes, lo que ofreces a los consumidores y los elementos de diseño de la identidad de la marca, como el logo y los materiales impresos.

Una buena estrategia de marca utiliza tu marca como un todo cohesivo para que cada aspecto de esta funcione con los demás, creando un crecimiento sinérgico.

Por supuesto, la estrategia exacta que elijas dependerá de tu empresa y de lo que tenga más posibilidades de éxito. Y tu estrategia puede cambiar a medida que tu empresa crece y se desarrolla.

Estrategias clave de marca para startups

Una estrategia de marca para una empresa ya establecida será muy diferente de las estrategias para una startup.

Por ejemplo, una empresa que ya está en funcionamiento puede optar por una estrategia de ampliación de líneas, creando nuevos productos para captar a un público más amplio o para cubrir una necesidad que tiene su público actual. Esa puede ser una estrategia que elijas más adelante.

Sin embargo, en el caso de una startup, se trata de lanzar la marca y crear un núcleo antes de empezar a ramificarse demasiado.

A continuación, te presentamos algunas estrategias importantes de marca para startups que puedes probar en tu negocio.

1. Estrategia de marca nueva

Esta estrategia crea una marca en torno a un producto central. Te permite lanzarte con tu producto en el centro de la marca, conectando tu marca con ese producto en la mente de tu público.

Esta estrategia también es adecuada para las empresas ya establecidas pero que desean crear nuevos productos y conseguir nuevas audiencias.

2. Estrategia de marca de flanqueo

Si lo que buscas es reunir la mayor audiencia posible, esta es una buena posibilidad. Para establecer esta estrategia, crea variantes de productos que atraigan a diferentes grupos de consumidores.

Por ejemplo, puedes crear un producto tecnológico de gama alta, con una variante de gama baja para atraer a aquellos que quieran algo más asequible y no necesiten todos los accesorios extra. Los productos de gama alta y baja pueden lanzarse bajo la misma marca básica, pero deben diferenciarse por su nombre o designación, es decir, iPhone 8 frente a iPhone X.

3. Estrategia de marca de actitud

Para una startup, se trata menos de aprovechar la lealtad a la marca y más de proyectar una personalidad. La marca de actitud empuja la atención a la comercialización de un estilo de vida, sentimiento o conexión emocional, en lugar de solo un producto o servicio.

Nike es un gran ejemplo de ello; su marca promueve un estilo de vida saludable y atlético, que se ve representado por sus productos individuales.

4. Estrategia de marca de la competencia

A veces, una empresa ya goza de una cuota en un nicho de mercado, pero desea destacar frente a sus competidores. Si este es el caso de tu empresa, es posible que quieras centrarte en una estrategia de marca de la competencia, lo que significa ir tras un público existente en lugar de buscar uno nuevo.

En última instancia, la ventaja de una estrategia de marca de la competencia es que ya sabes que hay un público para tu producto. Únicamente tienes que determinar cómo puedes superar a la competencia existente y asegurarte una mayor cuota de mercado.

Cómo elegir una estrategia de marca Antes de tomar una decisión sobre la estrategia de marca que vas a adoptar, es importante identificar los conceptos, valores y promesas fundamentales que hacen que tu marca sea única.