Tag

Ginebra

Browsing

Aquí tienes estas recetas de cócteles con ginebra, por si necesitas ya un cambio a beber gin tonics con tus amigos. Inténtalos al menos una vez.

Klever Tee Time / Redacción

Para empezar, seamos justos, porque es de bien nacidos ser agradecidos. Así que empecemos por darle las gracias a los holandeses. Porque fueron ellos quienes inventaron la ginebra, y no los ingleses, como mucha gente cree. La ginebra nació en Holanda en el siglo XVII.

Su alumbramiento fue puramente medicinal, no recreativo. Se inventó como posible cura a un buen número de problemas digestivos y de riñones y estaba elaborada en un primer momento con cebada, centeno y maíz. El enebro vendría después. Pero hay quien dice que su origen es aún anterior, y que algunos monjes italianos ya preparaban una bebida similiar a la ginebra de hoy como medicamento para curar la peste bubónica, allá por el siglo XI.

Orígenes

Pero si tomamos Holanda como inicio, fue allí donde conocieron la ginebra los soldados británicos que participaban en las guerras anglo-neerlandesas. La consumían para tener una dosis extra de valor y para combatir el frío. Desde allí la llevarían a Inglaterra donde se popularizó, hasta que Guillermo III de Orange prohibió el consumo de cualquier destilado que no tuviera origen británico. Pero los ingleses, lejos de dejar de consumirla, empezaron a fabricarla en destilerías clandestinas que surgieron como la espuma hasta que finalmente se regularizó.

Sería más tarde, en 1862 cuando nacería lo que hoy conocemos como ginebra británica o London Dry Gin, cuando el farmacéutico inglés James Burrough regresó de Estados Unidos y aplicó una nueva fórmula con enebro, cilantro, piel de naranja, ralladura de limón y semillas de la planta angélica. Así nació la mítica Beefeater.

Recetas

Una vez finalizada la clase de historia, vamos a lo que vamos: te traemos 9 cócteles con los que triunfarás y sorprenderás a tus invitados; sobre todo aquellos que creen que con la ginebra sólo se hacen gintonics. 

Afortunadamente, esta bebida admite casi tantas variables como personas quieran beberla. Su mezcla de cítricos, aromas florales y botánicos la hace un ingrediente perfecto para que las mezclas siempre salgan bien. Los dos únicos requisitos fundamentales son: suficientes mezcladores y, obviamente, una buena ginebra. Aquí tienes nueve propuestas deliciosas y fáciles de preparar, para que le des un sello de autor a las copas en tu casa.

Te presentamos el broche de oro para una cena de verano. Y hasta de invierno. Macera la ginebra con un buen puñado de frutos rojos durante al menos 20 minutos. Después cuélala y licúa las moras (o frambuesas, o zarzamoras…) junto al zumo de medio limón. Viértelo en un vaso junto con la ginebra, dos cucharadas de azúcar, un chorrito de agua mineral y mucho hielo. Decora con hojas de menta y alguna mora entera. Y a gozar.

Corpse Reviver

Literalmente, resucitador. Una mezcla perfecta para los días que suceden a largas noches de alterne, seguramente no te quite la resaca, para eso tienes el Bloody Mary, pero te va a encantar. Sólo tienes que mezclar 20 ml de ginebra, 20 de Cointreau, 20 de Lillet y 20 de zumo de limón, añádele un toque de absenta y tus invitados volverán a cantar.

Té de ginebra y limoncello

Posiblemente no concebirías convertir el momento del café y la copa en el mismo momento pero hoy te lo traemos. Sólo debes mezclar 20 ml de ginebra, con 10 ml de limoncello, otros 20 ml de un té claro y el zumo fresco de un limón. Cuando esté todo mezclado, añádele agua con gas. Absolutamente refrescante.

French 75

Peculiar cóctel, fácil de hacer y realmente ligero; sólo debes mezclar una copa de ginebra con media copa de zumo de limón y rellenar con champán.

Sapphire Farhini

La mejor y más frutal de las maneras de disfrutar la ginebra. Mezcla 50 ml de Bombay Sapphire con 25 ml de Schnapps de melocotón (puedes cambiarlo por zumo), 25 ml de zumo de arándanos y 35 de zumo de naranja. Nadie podría pensar que lleva alcohol.

Negroni

Si has visto Mad Men posiblemente no te extrañará este coctel. A 30 ml de ginebra Hendrick’s añádele en el vaso medidor 15 ml de Campari, 15 ml de Aperol y 20 ml de vermú rojo. Sirve en un vaso bajo con hielo y piel de naranja. El negroni es un viaje directo a Sicilia sin pasar por el aeropuerto.