Tag

Golf Academy

Browsing

Las leyendas y en este caso, nos cuentan historias inciertas sobre particularidades de nuestro deporte.

Klever Tee Time / Redacción

Inicialmente y no se sabe “gracias” a quién, estuvo circulando la idea de que la palabra “golf” se originó como un acrónimo de “gentlemen only, ladies forbidden” (“solo caballeros, señoras prohibido”).  

Eso es más probable que fuera por motivo de un pobre hombre amargado por su mujer que otro motivo mas coherente; olvidaros de dicho cuento si alguna vez había llegado a vuestros oídos.

La realidad es más convincente, ya que como la mayoría de palabras modernas, la palabra “golf” se deriva de las antiguas lenguas y dialectos. En este caso, las lenguas en cuestión son las escocesa y la holandesa de la edad media.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Golf-deporte-elite-en-Argentina-1024x768.jpg

El término en holandés medieval “kolf” o “kolve” significaba “club”. Se cree que la palabra pasa a los escoceses, cuyo dialecto escocés antiguo transformado en la palabra “golve”, “gowl” o “gouf”.  Podemos decir con toda certeza de que la palabra “golf” surje en el siglo XVI.

Las fuentes en las que se ha documentado no son otras que el Museo Británico de Golf y la Biblioteca de la USGA.

Hay circunstancias del juego es recomendable utilizar un palo más corto de lo que pensamos.

Klever Tee Time / Redacción

Parece sencillo y obvio, pero no está demás el recordar en que momento de el juego utilizar un palo mas corto para poder jugar mejor en esas situaciones

  1. Nuestra bola está situada en “fairways” (calles) secas y duras;
    • La bola hará mas distancia al tocar la calle
  2. Cuando nuestro golpe se encuentre cuesta abajo o con el viento a favor;
    • Cuesta abajo, la bola saldrá más baja y al contacto con la calle correrá más,
    • Al levantar la bola, está se verá afectada a favor por el viento, lo que producirá más distancia de vuelo,
  3. Estamos nerviosos, enojados o bajo una situación con adrenalina elevada:
    • Ya sabemos que con adrenalida elevada somos más agresivos, de ahí la importancia del caddy en los jugadores Pros,
  4. En nuestro “approach”, el obstáculo peligroso está detrás del green;
    • Seamos conservadores y golpeemos a la bola evitando el error, si este está pasado el green,
  5. Nuestro juego es agresivo y nos sentimos más cómodos con golpes completos;
    • Preferimos jugar un golpe completo a medio golpe, siendo un jugador nada conservador.

Tener un plan “mental” para jugar a golf es una parte fundamental para mejorar, no solo tu forma de jugar, también tus resultados.

Klever Tee Time / Redacción

A la mayoría de golfistas aficionados el primer reto se plantea a la hora de configurar su plan mental, así que, para facilitarte las cosas, sigue este plan mental en tu próxima vuelta de golf.

5 Trucos mentales para jugar bien golf

Come, bebe y prepárate bien.

No infravalores la importancia de comer y beber, antes y durante tus vueltas de golf. No hidratarse o nutrirse comporta una afección directa a tus habilidades mentales y técnicas.

Come una hora o dos antes de iniciar tu partido, evita a toda costa un desayuno copioso en la casa club, justo antes de salir. Durante la vuelta evita comidas pesadas, azucaradas o alcohólicas. El aumento de la insulina te hará sentir lento. Elige la opción saludable; plátanos, nueces mixtas y barras saludables y bebe mucha agua.

Olvídate del resultado – céntrate en cada golpe.

El empeño, en golf, no funciona, no puedes forzar un buen resultado o una buena vuelta. La única cosa que puedes controlar en todo momento es tu desempeño, céntrate en cada golpe (de forma individual) e intenta realizar cada golpe de la mejor manera posible.

No puedes cambiar nada de lo que ha pasado, tampoco controlar el futuro, así que tu única opción (real) es centrarte en el presente, es decir en el golpe que tienes por delante y dar todo de ti para que salga bien.

Ten clara una rutina pre-golpe para cada golpe.

La rutina previa al golpe es una constante que siempre aparece, la explicación es simple, es el único elemento de tu golf que te permite adquirir un control absoluto del momento.

La rutina previa al golpe es, probablemente, la parte más importante del golf. Tanto en ejecución como en juego mental. Crea hábitos positivos, te aísla de los inputs negativos y te da la oportunidad de sacar a relucir tu máximo potencial en cada golpe.

Crea una estrategia de campo fuerte.

Vale mucho la pena emplear algo de tiempo en pensar detalladamente en cada hoyo, en cada golpe, antes de salir a jugar al campo. Todos los golfistas fallamos.

Desde los novatos hasta profesionales del tour fallan en su golpeo hacia el objetivo, no es algo negativo, simplemente certeza estadística.

Por lo tanto, tenerlo en cuenta a la hora de tomar decisiones o establecer la estrategia de hoyo para tu próximo partido es una decisión inteligente. No establezcas tus estategias basándote en tu mejor golpe o en la probabilidad más remota, simplemente se trata de ser realista, confiar en uno mismo y tener claro qué queremos hacer en cada hoyo.

Controla tus reacciones y desconecta.

El golf es solo un juego, una afición, menos que seas jugador profesional. No tiene mucho sentido enfadarse o decepcionarse por un mal golpe, partido o resultado. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero es que hasta la más mínima mala reacción causa estrés y tensión en tus músculos.

Recuerda que los mejores del mundo también envían la bola al bosque, al lago o fuera de límites. La diferencia entre ellos y tu es que ellos lo dejan atrás rápidamente y se centran en el siguiente golpe.

Tiger Woods, por ejemplo, sigue su propia regla; la de los diez pasos. Solo se concede diez pasos para lamentarse o molestarse por un mal golpe, después de 10 pasos vuelve a centrarse en el único golpe que importa, el siguiente.

Últimas reflexiones.

Jugar a tu máximo potencial trata de controlar todo lo que puedes controlar en el campo. Tus habilidades técnicas son las que son en ese momento, por lo que centrarse en ellas o intentar realizar modificaciones no tiene sentido. Jugar a tu máximo potencial es ejecutar el plan mental que te dará la mejor oportunidad de acceder a tus mejores habilidades y lograr una buena puntuación.

Algo bastante común en golfistas, nos referimos al quedarse atrapado, atascado o sin espacio en la bajada del palo.

Klever Tee Time / Redacción

Esto ocurre cuando el golfista tiene el palo demasiado alejado o demasiado dentro, tanto que no hay el suficiente tiempo o espacio para que sus manos se coloquen en una buena posición de impacto.

Aunque la posición de impacto es la más importante de todo el swing de golf. Si un golfista no es capaz de conseguir una buena posición de impacto, será incapaz de conseguir un buen golpe.

Dicho esto, aunque se sobreentienda, la bajada del palo es la antesala a la posición de impacto, así que, es imposible tener una buena posición de impacto si tus manos se quedan atascadas en la bajada. ¿Cómo sé si me estoy atascando en la bajada?

Seguramente te estás atascando en la bajada si pegas muchos slices o ganchos (la bola sale directa a la izquerda con mucho efecto cerrando). Son dos golpes muy diferentes, prácticamente extremos, pero que suelen tener el mismo origen.

Uno proviene de una compensación exagerada y el otro viene de un fallo de ejecución. A menudo también es una causa directa del , ya que atascarse en la bajada hace que peguemos con el “hosel” antes que con la cara.

Por qué nos atascamos en la bajada:

Si te ves afectado (muy a menudo) por alguno de estos fallos este artículo es perfecto para ti. Lo primero que debemos entender es por qué los golfistas se atascan en la bajada. Existen 3 motivos principales:

  1. Colocarse demasiado cerca de la bola

Es una tendencia muy común en golfistas aficionados, por alguna razón, se sienten más cómodos encontrándose cerca de la bola. Ten en cuenta esto: Aunque puedas sentirte más cómodo con la bola cerca de la bola, siempre debes dejar el suficiente espacio para la rotación y para que pasen los brazos.

  1. Demasiado peso en la pierna trasera

Esto sí que es algo extremadamente común en golfistas aficionados, especialmente los jugadores de fin de semana. Esta tendencia proviene de la falsa creencia de que para que la bola se levante hay que pegarla hacia arriba (una manía que se instaura en las fases iniciales de aprendizaje) como ya hemos comentado en muchas ocasiones, es todo lo contrario.

Cuando un golfista tiene demasiado peso en la pierna trasera tiende a inclinar también la espalda, lo que cierra el espacio para que pasen las manos y liberen la cabeza del palo a través del impacto. Topazos y sapos son la principal consecuencia de este error.

  1. Stance muy cerrado

Cuando el stance es muy cerrado, con el pie delantero más adelantado que el trasero, tenemos libertad de movimiento en la subida para rotar, aunque, a menudo, nos desvía hacia una subida demasiado por dentro. Creando problemas de espacio, nuevamente, en la bajada. 

Ejercicios para evitar atascarse en la bajada;

Ahora que ya conocemos las principales causas de este error de swing, vamos a ver como evitarlas y conseguir una bajada correcta. Verás que todas las propuestas son relativamente fáciles.

Brazo colgante.

El primer ejercicio se enfoca a solucionar el problema de un stance demasiado cercano a la bola. Lo mejor de este ejercicio es que puedes realizarlo en el recorrido (incluso en torneos) antes de cada golpe. Para asegurarnos que estamos a la distancia de bola correcta dejaremos colgar nuestros brazos.

  1. Colócate a la bola (normalmente)
  2. Apoya el palo en tu pierna y mantente en posición de stance
  3. Relaja todos los músculos del tren superior
  4. Deja caer tus brazos, de forma natural
  5. Donde queden tus manos es donde debería estar el grip del palo.

Este ejercicio, además, proporciona un correcto ángulo de espalda. Si tu espalda está demasiado recta (alta) tus brazos colgaran a los lados del torso. Si estás demasiado agachado quedará más de una palma entre tus manos y tus piernas.

Ángulo de espalda.

Para realizar este ejercicio deberás grabar tu swing desde detrás de la bola y desde el frente del jugador, graba en la velocidad de vídeo más baja posible (slow motion)

  1. Visualiza el vídeo dibujando una línea en tu espalda (o coloca alguna marca)
  2. Deberías mantener el mismo ángulo de espala antes, durante y después del impacto.
  3. Coge un palo y colócalo contra tu espalda, de forma vertical, debería tocarte en tres puntos; la cabeza, a media espalda, la rabadila.
  4. Simula el movimiento de swing para experimentar la rotación correcta en la subida y bajada.

Alineación.

El ejercicio de alineación lo debería realizar todo golfista en todas sus prácticas, tenga problemas de alineación o no.

  1. Coloca un palo alineado hacia tu objetivo.
  2. Pega algunos golpes, asegurándote de que mantienes las líneas (pies, caderas, hombros…)
  3. Prueba de alinearte sin palo ni referencia.
  4. Una vez en stance, coloca el palo en tus pies y sal de la bola para comprobar tu alineación.

Últimas reflexiones:

Si tienes problemas de slice, hook (pulleado) o socket, probablemente estés quedándote sin espacio en la bajada y esta es la causa de tus malos golpes.

Desde el golf como deporte, sus orígenes inciertos, hasta la última evolución del golf, su invención sigue siendo un misterio y ¿es un deporte justo?

Klever Tee Time / Redacción

Una expresión que se suele usar mucho al jugar a golf, “Lo que el campo te quita el campo te lo da” haciendo referencia, precisamente, a la justicia (o equidad de este deporte). La interpretación de esta frase siempre ha ido enfocada a este concepto de “justicia” ya que, en el campo de golf, no tienes buena o mala suerte, si lo analizas fríamente, al final de la vuelta cada golfista acaba recibiendo lo que le corresponde.

Esta reflexión en torno a la justicia toma peso, al igual que la mayoría de las cosas en golf, cuando la analizamos fríamente. Sin intereses, ni sentimientos ni deseos.

En algún momento de nuestra vida golfística todos hemos sentido que el golf, el campo o lo que sea no se ha portado bien con nosotros, que ha sido injusto, que merecíamos más.

Puede ser por cualquier cosa; un día de muchas corbatas, un bote flagrantemente malo, un rebote inoportuno… Se lo que sea, en ese momento sentimos que la bola debería haber reaccionado diferente, evidentemente, mucho más a nuestro favor.

La cosa se agrava cuando comparamos el comportamiento de nuestra bola con la de nuestro compañero de partido, ya suelen decir que las comparaciones son odiosas, además, ahí es donde más encaja el concepto de “justicia” ya que creemos que todas las bolas deberían reaccionar igual en la misma situación.

De nuevo, algo que todos hemos vivido; la bola de tu compañero de partido bota en antegreen y baja hasta la bandera, la tuya bota en el mismo sitio y sale despedida al otro lado. El putt de tu compañero cae 2 dedos y el tuyo rueda completamente recto. La bola de tu compañero frena en seco, la tuya avanza hasta salirse del green…

Y podríamos seguir eternamente.

Ya entiendes, es algo que a todo golfista le ha pasado en algún momento, jugando partidos amistosos o torneos, pero le ha pasado.

La razón principal por la que entendemos estas situaciones como injustas es que esperamos que las bolas reaccionen siempre igual y, por otro lado, siempre esperamos que nos favorezca.  Aunque la explicación real de esta “justicia divina” la encontramos en la propia física de cada golpe.

Siguiendo con ejemplos que ya hemos usado; cuando la bola de tu compañero bota a la derecha de green y baja a bandera, mientras que la tuya bota hacia la derecha y acaba en green.

Claro está que, aunque boten en el mismo lugar, lo que determinará la reacción de la bola no será la zona de aterrizaje. Lo que determinará como se comporte la bola será como la golpeamos y las fuerzas que le apliquemos.

Todos analizamos que ha botado en el mismo lugar, pero ¿Iba con la misma fuerza? ¿Con el mismo efecto? ¿Con la misma altura? ¿Es el mismo modelo de bola? Etc. Atreverse a apostar que, en la mayoría de casos, la respuesta a estas preguntas será no.

Desde esta explicación “utilizando la física” vemos que cada bola reacciona como debe, en función de las fuerzas que se le aplican, por lo que cada bola reacciona exactamente como debe (físicamente) dando a cada golfista lo que le corresponde, en función de la precisión de sus golpes.

Visto así creo que podemos concluir que, en definitiva, el golf es un deporte justo, donde lo único que importa es cómo juegues cada golpe,  aunque como en la vida, la mala suerte también existe.

El golfista medio suele subestimar la importancia de la rotación de caderas en el swing.

Klever Tee Time /Redacción

Realmente es muy complicado conseguir velocidad de swing o un impacto consistente sin usar correctamente las caderas, aunque la mayoría de golfistas aficionados centras sus prácticas en otros aspectos.

¿Qué aporta realmente la rotación de caderas?

Vamos a intentar entender, a modo de resumen, los beneficios más destacados que nos aporta una correcta rotación de caderas al swing de golf.

Primero. GENERAR VELOCIDAD

Este es uno de los propósitos principales de usar bien las caderas. Si quieres generar velocidad de palo y, más importante, mantenerla a través del impacto, tus caderas juegan un rol muy importante.

Si te fijas en los swings de los profesionales del Tour (a cámara lenta) especialmente con el driver, vas a ver giros de cadera muy poderosos que atraviesan todo el impacto hasta el finish.

Segundo. PONE TU CUERPO EN POSICIÓN

Sin una buena rotación de caderas tu cuerpo va a quedar “un poco descolgado” hacia atrás durante la bajada del palo. Como resultado vas a tener muchas dificultades para conseguir un impacto sólido.

Una buena rotación de caderas coloca a tu cuerpo en la posición óptima para el impacto con la bola.

Tercero. MEJORA TU TEMPO

Todo buen swing de golf necesita un buen tempo y ahí es donde vuelve a entrar la rotación de caderas. Usando las caderas del mismo modo en cada swing que realicemos crearemos nuestro propio tempo de swing.

Ejercicio 1: El swing “seco”

Este es uno de los mejores ejercicios para experimentar cómo se siente el usar las caderas correctamente, no es necesario ni usar un palo de golf, por lo que es fácil ponerlo en práctica en cualquier momento en cualquier lugar.

  1. Lo primero que haremos será colocarnos en posición de stance, como si tuviéramos un hierro largo entre las manos (pero sin palo).
  1. Vamos a cruzar los brazos sobre el pecho, tocando el hombro izquierdo con la mano derecha y viceversa.
  1. Empezamos a realizar swings. La subida será controlada por el giro de hombros rotando hacia el lado opuesto del objetivo (imaginario).
  1. Cuando finalices la subida, usa las caderas para iniciar el movimiento de bajada ese es el punto clave, sin el movimiento de brazos activo es más fácil sentir los movimiento y rotaciones de las caderas.
  1. Sigue rotando tus caderas por completo hasta llegar a una posición de finish que te permita mantenerte estable y en equilibrio.

Aunque no usemos un palo de golf, este ejercicio ayuda muchísimo a ganar sensaciones y para enseñar al cuerpo el movimiento correcto de caderas. Muchos golfistas realizan el swing con movimientos (exclusivamente) de brazos por lo que pude que experimentes sensaciones desconocidas hasta el momento.

Ejercicio 2: Medios golpes en el campo de prácticas

Para este sí que usaremos un palo de golf y algunas bolas.  La idea de este ejercicio es aprender cuanta potencia podemos generar usando las caderas correctamente, aunque el resto del swing no colabore demasiado.

  1. Puedes usar gran variedad de palos, pero te recomiendo un hierro 7.
  1. Elige el objetivo al que dirigiremos los golpes (solo de línea, sin importar distancia de los golpes)
  1. Al realizar medio swing, no tendremos una acción lateral tan elevada como en un swing entero así que retrasaremos la bola un pelín, medio dedo.
  1. Para realizar el golpe rota tus hombros al lado opuesto del objetivo hasta que tu brazo izquierdo quede paralelo con el suelo.
  1. En ese punto, en lugar de seguir subiendo, vas a iniciar la bajada. Asegurate que son las caderas quienes inician el movimiento de bajada.
  1. Desgira a través del impacto para mandar la bola en línea al objetivo.

Realiza este ejercicio y descubre lo consistente que puedes ser, además de la potencia que puedes generar con medio swing, pero usando correctamente las caderas en el swing de golf.

Últimas reflexiones:

Dales una oportunidad a estos ejercicios y a tus caderas, no es un movimiento muy complicado técnicamente, simplemente hay que ir ajustando los tempos para cuadrar un correcto desgiro (de caderas) a través del impacto.

No verás los progresos de la noche a la mañana, pero, sin duda, aportarán mucha más consistencia a tu swing y, como consecuencia a tu golf en general.

El golf se juega un 90% con la cabeza, es realmente importante

Klever Tee Time / Redacción

Ya que una vez que hemos aprendido las habilidades físicas del golf, el rendimiento que debemos cumplimentar lo hacemos mediante la mente, es decir, la psicología mental que cada uno tengamos (positiva o negativa) nos decantará a obtener un resultado en el juego u otro muy diferente.

Para poder entrenar y conseguir extraer el mayor rendimiento a nuestra mente, hay una serie de consejos fáciles y sencillos e importantes:

1. Quédate siempre en el presente. Centrate en el golpe que debes hacer y olvida lo pasado anteriormente.

2. Hazte con una rutina pregolpe y repítela en cada golpe. Te ayudará siempre que tengas presión porque la liberaras con ella.

3. Visualiza el golpe que vas a realizar. Te dará más confianza a la hora de realizar un disparo, aumentando la probabilidad de que consigas el resultado visualizado.

4. Confía ciegamente en tu swing . Si has pasado horas y horas entrenandolo, ¿porque no va a ser correcto?.

5. ¡¡Piensa en positivo!!. No pienses en “evitar el agua” sino en “llegar a green”.

Estoy seguro que costará aplicar estos sencillos consejos y desear que nuestra siguiente salida al campo podrás ir “entrenando” tu mente e ir consiguiendo alcanzar los objetivos.

Uno de los golpes que más problemática plantea a los golfistas aficionados es el tiro a bandera.

Klever Tee Time / Redacción

A diferencia de los golpes de salida , cuando tiramos a bandera sí que tenemos un objetivo concreto o especifico. Esta limitación espacial crea un extra de presión al golpe, siendo muy fácil desviar la atención y concentración a un posible fallo. 

Además, cuando tiramos a bandera el más mínimo error salta a la vista, como quedar muy lejos de bandera o directamente fuera de green.

Los wedges son extensiones de los otros hierros.

Debemos jugar los golpes de pitch desde la calle como lo haríamos con cualquier hierro corto. Aunque los wedges no estén numerados igual que el resto de hierros no significa que debamos jugarlos de diferente forma.

Simplemente son extensiones del set de hierros, piensa en ellos como los hierros 10 y 11, hacerlo de este modo te ayudará a recordar que debes realizar un swing entero “normal” con estos palos.

Más velocidad de swing es menos potencia de golpe.

Para muchos golfistas aficionados, cuando más rápido quieren mover el palo, menos opciones tienen de desplegar la potencia del golpe en el momento que realmente se necesita. El Impacto.

Hecho que propicia golpes muy deficientes, desviados y con un mal impacto, casi siempre. Nunca fuerces tus golpes cuando tires a bandera.

Escoge el palo cuidadosamente.

Especialmente en recorridos que cuentan con greens grandes, la mayoría de golfistas aficionados suelen quedarse en territorio de tres putts por no establecer correctamente la posición de bandera en relación a la profundidad del green.

Los greens grandes pueden convertir el putt en una tarea muy complicada si no se escoge correctamente el palo en los golpes a bandera. Ten en cuenta que en el tiro a bandera es mucho mejor clavar la distancia exacta antes que una buena línea.

Ten en cuenta que cometerás errores.

Nunca nadie ha jugado 18 hoyos perfectos, es prácticamente imposible.

Así que ten en cuenta que en cada vuelta de golf vas a fallar golpes, en golfistas aficionados, unos siete de media.
No te preocupes por un mal golpe, no es nada significativo.

Cree que tienes el palo correcto para el golpe.

Cuando escojas el palo para dar el golpe, debes estar convencido de que el palo escogido es el correcto y dar el golpe con confianza. Si escoges un palo con indecisión, debido a que no estás seguro de con qué palo golpear, te colocarás a la bola con dudas y golpearas poco decidido. Te garantizo que tu bola acabará en problemas, inevitablemente.

En los pares 3 utiliza tee siempre.

Usar un tee reduce el riesgo de fallar el golpe. En un par 3, deberás colocar siempre la bola encima de un tee. El aire ofrece menos resistencia que la tierra.

Así que, si en los pares 3 se nos permite usar esa ventaja para dar nuestros golpes.

 Hasta 15 posibles modalidades diferentes, en las que puedes jugar una partida de golf.

Klever Tee Time / Redacción

Deberemos tener en cuenta que sobre cada modalidad de juego se deberá aplicar el handicap para equilibrar los niveles de juego de los distintos competidores.

Copa Canada: (parejas)

La Copa Canadá es una modalidad de juego por parejas en la que cada jugador de la pareja juega con su bola, siendo el resultado de la pareja en cada hoyo la suma de los resultados de cada uno de los jugadores que la forman.

FourBall: (parejas)

Cada jugador que forma una pareja juega con su propia bola, puntuando en cada hoyo el mejor resultado de la pareja.

Foursome: (parejas)

Cada pareja juega una sola bola, alternando los dos jugadores que la forman las salidas en cada hoyo así como los golpes posteriores.

Greensome: (parejas)

  • Cada uno de los jugadores que forman la pareja ejecutan el golpe de salida en cada uno de los hoyos,
  • Se continúa el juego con una de las dos bolas, libremente elegida por la pareja,
  • Se alternan posteriormente los golpes hasta terminar el hoyo.

Greensome Chapman: (parejas)

Cada jugador de la pareja da su golpe en el lugar de salida. Despúes cada jugador golpea la bola de su compañero. Entonces eligen una de las dos bolas y continúan con ella dando golpes alternos.


Texas Scramble: 
(2 o más)

  • Todos los jugadores salen en cada hoyo con su propia bola.
  • Para el siguiente golpe se elige la bola más conveniente de las que se hayan jugado.
  • Desde ese punto, vuelven a jugar todos los Jugadores y así sucesivamente hasta acabar el hoyo. El número de golpes, para cada hoyo, será el de la primera bola que entre en el hoyo.

Mejor y peor: (parejas)

Cuatro jugadores. Cada uno juega su bola y en cada hoyo se ponen en juego dos puntos: uno por el mejor resultado, como en un fourball, y otro por el mejor de las dos bolas peores de cada bando.

Sindicato: (3)

Para partidos de tres. En cada hoyo se ponen en juego seis puntos, que se distribuyen de la siguiente forma:… 2 puntos para cada uno en caso de empate entre los tres; 3 y 3 puntos para cada uno de los dos jugadores que ganan e hoyo; 4, 1 y 1, cuando un jugador gana el hoyo y los otros dos empatan el segundo resultado; y los dos mejores se distribuyen 4 y 2 puntos cuando se producen tres resultados diferentes.

Skins: (3 ó 4)

Para tres o cuatro jugadores. Cada hoyo está dotado con una cantidad de puntos o de dinero, que gana el jugador que consiga el resultado más bajo. En caso de empate, “el premio del hoyo” se pasa al siguiente y así sucesivamente, hasta que uno de los competidores gane el hoyo a todos los demás. Es posible, por tanto, que un jugador que no ha estado luchando en hoyos anteriores que han terminado en empate se lleve las ganancias de esos hoyos.

Match Play: (2)

Se juega por hoyos. Gana el hoyo quien lo haya hecho en menos golpes que su rival y no es imprescindible acabar de meter la pelota en el hoyo: vale el putt dado. Se lleva la cuenta acumulando los hoyos ganados y restando los perdidos y se suele decir que un jugador va tantos arriba o tantos abajo. El partido termina cuando un competidor lleva más hoyos ganados que hoyos quedan por finalizar la vuelta.

Medal Play: (2 o más)

Es el juego por golpes. Gana el jugador que realice la ronda en el menor número de golpes. Juegan todos contra todos.

Stableford: (2 o más)

Fórmula de juego en la que en cada hoyo se puntúa con relación al par de cada jugador (handicap):… 1 punto por el bogey, dos por el par, tres por el birdie, cuatro por el eagle. Gana quien suma más puntos.

Eclectic: (2 o más)

Cada jugador juega dos vueltas o más al recorrido, puntuando para el resultado definitivo, el mejor logrado en cada hoyo en las vueltas jugadas.

Bingo, Bango, Bongo: (2 o más)

En cada hoyo se disputan tres puntos:

  • el primero, para el jugador que llegue a green en menos golpes
  • el segundo, para el jugador que deje la bola más cerca del hoyo pateando
  • el tercero, para quien haga menos golpes.
    En los pares 3 sólo se disputan los puntos segundo y tercero.
    Cuando hay empate se arrastra el punto al siguiente hoyo.

Pim, Pam, Pum: (2 o más)

Para todo tipo de partidos, en cada hoyo se disputan tres puntos:

  • el primero, para la mejor salida
  • el segund, para el que quede más cerca de bandera (en los pares 3 y 4; en los pares 5 el segundo punto se gana con el tercer golpe)
  • el tercero, para el jugador que meta el putt más largo.

Si nos ponemos a pensar, cuando hemos vivido o hemos visto en televisión el caso de estar jugando muy bien hasta que en un hoyo al azar comenzamos a realizar golpes sobre par o peor.

Klever Tee Time / Redacción

Esta serie de malos resultados es aplicable a cualquier golfista, es decir, nadie se libra de ellos; ni los profesionales. Y es la causa principal de los altos resultados de una vuelta. Por un lado debemos ser capaz de controlar nuestras emociones no solo físicas, sino psicologicas con nosotros mismos. 

Es necesario aprender a controlar nuestro cerebro y no castigarnos en el recorrido echando la culpa a nuestras carencias físicas de juego o a las condiciones del campo.

El mejor consejo que se puede dar dar es el de concentrarse al máximo al realizar el siguiente golpe sin tener en cuenta y con la mente en blanco si acabas de hacer un mal golpe para no detenerse en él.

Si hecemos un mal hoyo (doble bogey o peor), asegurate de realizar bogey, par o incluso mejor resultado en el siguiente hoyo. Con ello romperemos los patrones de la mala suerte de ese día.

Seamos conscientes de que siempre vamos a tener malos resultados en algún hoyo o con algún golpe, incluso si nuestro resultado final es bajo nuestro handicap, pero por ello deberemos siempre aprovechar nuestras capacidades de puntuación y de extraer nuestra positividad psicológica.

El segundo y último consejo también tiene relación con la actitud psicológica pero con un primer acto físico. Tras un mal golpe u hoyo debemos realizar una inspiración profunda y visualizar el siguiente golpe con la seguridad que será el mejor golpe de nuestra vida. Muchas veces, estas simples visualizaciones harán más de lo que imaginas.

Es decir que tu mente lo es todo en el golf y en muchos otros deportes. Verás que cuando puedas controlar tus emociones y tu mente, mejor vas a jugar al golf.