Tag

Golf

Browsing

Las leyendas y en este caso, nos cuentan historias inciertas sobre particularidades de nuestro deporte.

Klever Tee Time / Redacción

Inicialmente y no se sabe “gracias” a quién, estuvo circulando la idea de que la palabra “golf” se originó como un acrónimo de “gentlemen only, ladies forbidden” (“solo caballeros, señoras prohibido”).  

Eso es más probable que fuera por motivo de un pobre hombre amargado por su mujer que otro motivo mas coherente; olvidaros de dicho cuento si alguna vez había llegado a vuestros oídos.

La realidad es más convincente, ya que como la mayoría de palabras modernas, la palabra “golf” se deriva de las antiguas lenguas y dialectos. En este caso, las lenguas en cuestión son las escocesa y la holandesa de la edad media.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Golf-deporte-elite-en-Argentina-1024x768.jpg

El término en holandés medieval “kolf” o “kolve” significaba “club”. Se cree que la palabra pasa a los escoceses, cuyo dialecto escocés antiguo transformado en la palabra “golve”, “gowl” o “gouf”.  Podemos decir con toda certeza de que la palabra “golf” surje en el siglo XVI.

Las fuentes en las que se ha documentado no son otras que el Museo Británico de Golf y la Biblioteca de la USGA.

Hay circunstancias del juego es recomendable utilizar un palo más corto de lo que pensamos.

Klever Tee Time / Redacción

Parece sencillo y obvio, pero no está demás el recordar en que momento de el juego utilizar un palo mas corto para poder jugar mejor en esas situaciones

  1. Nuestra bola está situada en “fairways” (calles) secas y duras;
    • La bola hará mas distancia al tocar la calle
  2. Cuando nuestro golpe se encuentre cuesta abajo o con el viento a favor;
    • Cuesta abajo, la bola saldrá más baja y al contacto con la calle correrá más,
    • Al levantar la bola, está se verá afectada a favor por el viento, lo que producirá más distancia de vuelo,
  3. Estamos nerviosos, enojados o bajo una situación con adrenalina elevada:
    • Ya sabemos que con adrenalida elevada somos más agresivos, de ahí la importancia del caddy en los jugadores Pros,
  4. En nuestro “approach”, el obstáculo peligroso está detrás del green;
    • Seamos conservadores y golpeemos a la bola evitando el error, si este está pasado el green,
  5. Nuestro juego es agresivo y nos sentimos más cómodos con golpes completos;
    • Preferimos jugar un golpe completo a medio golpe, siendo un jugador nada conservador.

Tener un plan “mental” para jugar a golf es una parte fundamental para mejorar, no solo tu forma de jugar, también tus resultados.

Klever Tee Time / Redacción

A la mayoría de golfistas aficionados el primer reto se plantea a la hora de configurar su plan mental, así que, para facilitarte las cosas, sigue este plan mental en tu próxima vuelta de golf.

5 Trucos mentales para jugar bien golf

Come, bebe y prepárate bien.

No infravalores la importancia de comer y beber, antes y durante tus vueltas de golf. No hidratarse o nutrirse comporta una afección directa a tus habilidades mentales y técnicas.

Come una hora o dos antes de iniciar tu partido, evita a toda costa un desayuno copioso en la casa club, justo antes de salir. Durante la vuelta evita comidas pesadas, azucaradas o alcohólicas. El aumento de la insulina te hará sentir lento. Elige la opción saludable; plátanos, nueces mixtas y barras saludables y bebe mucha agua.

Olvídate del resultado – céntrate en cada golpe.

El empeño, en golf, no funciona, no puedes forzar un buen resultado o una buena vuelta. La única cosa que puedes controlar en todo momento es tu desempeño, céntrate en cada golpe (de forma individual) e intenta realizar cada golpe de la mejor manera posible.

No puedes cambiar nada de lo que ha pasado, tampoco controlar el futuro, así que tu única opción (real) es centrarte en el presente, es decir en el golpe que tienes por delante y dar todo de ti para que salga bien.

Ten clara una rutina pre-golpe para cada golpe.

La rutina previa al golpe es una constante que siempre aparece, la explicación es simple, es el único elemento de tu golf que te permite adquirir un control absoluto del momento.

La rutina previa al golpe es, probablemente, la parte más importante del golf. Tanto en ejecución como en juego mental. Crea hábitos positivos, te aísla de los inputs negativos y te da la oportunidad de sacar a relucir tu máximo potencial en cada golpe.

Crea una estrategia de campo fuerte.

Vale mucho la pena emplear algo de tiempo en pensar detalladamente en cada hoyo, en cada golpe, antes de salir a jugar al campo. Todos los golfistas fallamos.

Desde los novatos hasta profesionales del tour fallan en su golpeo hacia el objetivo, no es algo negativo, simplemente certeza estadística.

Por lo tanto, tenerlo en cuenta a la hora de tomar decisiones o establecer la estrategia de hoyo para tu próximo partido es una decisión inteligente. No establezcas tus estategias basándote en tu mejor golpe o en la probabilidad más remota, simplemente se trata de ser realista, confiar en uno mismo y tener claro qué queremos hacer en cada hoyo.

Controla tus reacciones y desconecta.

El golf es solo un juego, una afición, menos que seas jugador profesional. No tiene mucho sentido enfadarse o decepcionarse por un mal golpe, partido o resultado. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero es que hasta la más mínima mala reacción causa estrés y tensión en tus músculos.

Recuerda que los mejores del mundo también envían la bola al bosque, al lago o fuera de límites. La diferencia entre ellos y tu es que ellos lo dejan atrás rápidamente y se centran en el siguiente golpe.

Tiger Woods, por ejemplo, sigue su propia regla; la de los diez pasos. Solo se concede diez pasos para lamentarse o molestarse por un mal golpe, después de 10 pasos vuelve a centrarse en el único golpe que importa, el siguiente.

Últimas reflexiones.

Jugar a tu máximo potencial trata de controlar todo lo que puedes controlar en el campo. Tus habilidades técnicas son las que son en ese momento, por lo que centrarse en ellas o intentar realizar modificaciones no tiene sentido. Jugar a tu máximo potencial es ejecutar el plan mental que te dará la mejor oportunidad de acceder a tus mejores habilidades y lograr una buena puntuación.

Algo bastante común en golfistas, nos referimos al quedarse atrapado, atascado o sin espacio en la bajada del palo.

Klever Tee Time / Redacción

Esto ocurre cuando el golfista tiene el palo demasiado alejado o demasiado dentro, tanto que no hay el suficiente tiempo o espacio para que sus manos se coloquen en una buena posición de impacto.

Aunque la posición de impacto es la más importante de todo el swing de golf. Si un golfista no es capaz de conseguir una buena posición de impacto, será incapaz de conseguir un buen golpe.

Dicho esto, aunque se sobreentienda, la bajada del palo es la antesala a la posición de impacto, así que, es imposible tener una buena posición de impacto si tus manos se quedan atascadas en la bajada. ¿Cómo sé si me estoy atascando en la bajada?

Seguramente te estás atascando en la bajada si pegas muchos slices o ganchos (la bola sale directa a la izquerda con mucho efecto cerrando). Son dos golpes muy diferentes, prácticamente extremos, pero que suelen tener el mismo origen.

Uno proviene de una compensación exagerada y el otro viene de un fallo de ejecución. A menudo también es una causa directa del , ya que atascarse en la bajada hace que peguemos con el “hosel” antes que con la cara.

Por qué nos atascamos en la bajada:

Si te ves afectado (muy a menudo) por alguno de estos fallos este artículo es perfecto para ti. Lo primero que debemos entender es por qué los golfistas se atascan en la bajada. Existen 3 motivos principales:

  1. Colocarse demasiado cerca de la bola

Es una tendencia muy común en golfistas aficionados, por alguna razón, se sienten más cómodos encontrándose cerca de la bola. Ten en cuenta esto: Aunque puedas sentirte más cómodo con la bola cerca de la bola, siempre debes dejar el suficiente espacio para la rotación y para que pasen los brazos.

  1. Demasiado peso en la pierna trasera

Esto sí que es algo extremadamente común en golfistas aficionados, especialmente los jugadores de fin de semana. Esta tendencia proviene de la falsa creencia de que para que la bola se levante hay que pegarla hacia arriba (una manía que se instaura en las fases iniciales de aprendizaje) como ya hemos comentado en muchas ocasiones, es todo lo contrario.

Cuando un golfista tiene demasiado peso en la pierna trasera tiende a inclinar también la espalda, lo que cierra el espacio para que pasen las manos y liberen la cabeza del palo a través del impacto. Topazos y sapos son la principal consecuencia de este error.

  1. Stance muy cerrado

Cuando el stance es muy cerrado, con el pie delantero más adelantado que el trasero, tenemos libertad de movimiento en la subida para rotar, aunque, a menudo, nos desvía hacia una subida demasiado por dentro. Creando problemas de espacio, nuevamente, en la bajada. 

Ejercicios para evitar atascarse en la bajada;

Ahora que ya conocemos las principales causas de este error de swing, vamos a ver como evitarlas y conseguir una bajada correcta. Verás que todas las propuestas son relativamente fáciles.

Brazo colgante.

El primer ejercicio se enfoca a solucionar el problema de un stance demasiado cercano a la bola. Lo mejor de este ejercicio es que puedes realizarlo en el recorrido (incluso en torneos) antes de cada golpe. Para asegurarnos que estamos a la distancia de bola correcta dejaremos colgar nuestros brazos.

  1. Colócate a la bola (normalmente)
  2. Apoya el palo en tu pierna y mantente en posición de stance
  3. Relaja todos los músculos del tren superior
  4. Deja caer tus brazos, de forma natural
  5. Donde queden tus manos es donde debería estar el grip del palo.

Este ejercicio, además, proporciona un correcto ángulo de espalda. Si tu espalda está demasiado recta (alta) tus brazos colgaran a los lados del torso. Si estás demasiado agachado quedará más de una palma entre tus manos y tus piernas.

Ángulo de espalda.

Para realizar este ejercicio deberás grabar tu swing desde detrás de la bola y desde el frente del jugador, graba en la velocidad de vídeo más baja posible (slow motion)

  1. Visualiza el vídeo dibujando una línea en tu espalda (o coloca alguna marca)
  2. Deberías mantener el mismo ángulo de espala antes, durante y después del impacto.
  3. Coge un palo y colócalo contra tu espalda, de forma vertical, debería tocarte en tres puntos; la cabeza, a media espalda, la rabadila.
  4. Simula el movimiento de swing para experimentar la rotación correcta en la subida y bajada.

Alineación.

El ejercicio de alineación lo debería realizar todo golfista en todas sus prácticas, tenga problemas de alineación o no.

  1. Coloca un palo alineado hacia tu objetivo.
  2. Pega algunos golpes, asegurándote de que mantienes las líneas (pies, caderas, hombros…)
  3. Prueba de alinearte sin palo ni referencia.
  4. Una vez en stance, coloca el palo en tus pies y sal de la bola para comprobar tu alineación.

Últimas reflexiones:

Si tienes problemas de slice, hook (pulleado) o socket, probablemente estés quedándote sin espacio en la bajada y esta es la causa de tus malos golpes.

Estos “cochecitos” no han evolucionado demasiado en cuanto a diseño, pero enormemente en lo que a rendimiento respecta.

Klever Tee Time / Redacción

Los buggies en golf, ese elemento característico, prácticamente identitario. Para quienes no juegan a golf es un elemento fácil de identificar y relacionar con este deporte. Para quienes jugegan a golf los buggies siempre han estado de la misma forma.

Un buggy al detalle

El buggy estándar mide 2,4 metros de largo por 1,2 metros de ancho y 1,8 metros de altura. Su peso varía entre los 410 y los 450 kilos y la mayoría están equipados con motores de 4 tiempos, hoy en día, alimentados por batería con unos 10 caballos de potencia.

Historia temprana

El golf moderno, como ya hemos comentado anteriormente, se originó en Escocia. Aunque hay evidencias de que se jugaba a golf mucho antes, se dice que miles de años atrás, en China. Los Romanos también practicaban el golf, pero se considera Escocia como cuna del “golf moderno” desde donde ha evolucionado al deporte que conocemos hoy en día.

En sus orígenes en Escocia, los buggies no tenían cabida puesto que todo golfista era acompañado por un caddie que cargaba con sus palos y pertinencias. Dada la tradicionalidad del juego se produjeron muy pocos cambios hasta bien entrado el siglo XX.

Llegado ese momento, en pleno apogeo de la revolución industrial, se empezaron a aceptar cambios e innovaciones que facilitarían el juego a los golfistas.

Beecher inventó un carrito para desplazarse por el campo de golf, con capacidad para dos personas. La principal diferencia con los buggies de hoy es que este, estaba propulsado por humanos, concretamente por dos caddies.

Era más bien una especie de Rickshaw esos vehículos ligeros propulsados por personas, típicos de Asia.

Primeras apariciones

El primer partido de golf de la historia, jugado con buggy se disputó en el Bilmore Forest Country Club (Carolina del Norte, EEUU).  Lyman, el inventor, disponía de mala salud y le resultaba difícil andar todo el recorrido en ese club de golf montañoso.

Casi al mismo tiempo, John Keener (J.K.) Wadley, un hombre de negocios de Arkansas, señaló que en Los Ángeles se usaban carros eléctricos de tres ruedas para transportar a los ancianos a las tiendas de comestibles. Se dice que el señor Wadley compró uno de ellos para jugar al golf.

El uso de Wadley del carro eléctrico siguió siendo desconocido para Beecher cuando comenzó a trabajar en una versión modificada de su carro original estilo rickshaw. Agregó dos ruedas al frente y un motor a batería, pero no fue muy eficiente y requirió un total de seis baterías de automóvil para completar un campo de 18 hoyos.

Varios otros carros de golf eléctricos surgieron en las décadas de 1930 y 1940, pero ninguno de ellos fue ampliamente aceptado. Las personas mayores o discapacitadas que querían disfrutar del deporte las encontraron útiles. Pero la mayoría de los golfistas seguían felices caminando por el campo con sus caddies.

La aceptación de los buggies.

La popularicación de los buggies de golf empezó en la década de los ’50 gracias a la labor de R.J. Jackson, un magnate del petróleo Texano que consiguió una patente estadounidense para un carro de tres ruedas con motor de gasolina.

El nombre de este primer modelo era Arthritis Special.

Comercializado originalmente para golfistas mayores, enfermos o discapacitados, este primer modelo consiguió innumerables ventas, pero, pronto, todos los campos de golf estadounidenses prohibieron la utilización del aparato en sus recorridos.  Básicamente porque producía mucho humo y aún más ruido.

La empresa “madre” del buggy de golf tal y como lo conocemos hoy en día es Marketeer. Una empresa fundada por Merle Wiliams en California el año 1951.

Marketeer comenzó la fabricación de lo que es considerado el primer buggy eléctrico diseñado exclusivamente para el golf. Pero estos buggies eran caros y pocas personas podían pagarlos.

En sus inicios, además, muchos campos no permitían la utilización de buggies eléctricos, para poder utilizarlo requerían que el golfista presentara una prescripción médica.

Pronto, sin embargo, los campos de golf y los clubes de campo se dieron cuenta del potencial de ingresos de los carros eléctricos. Y empezaron a alquilarlos a jugadores que no podían permitirse comprar uno.

En menos de diez años, cuando ni tan siquiera había acabado la década varias empresas se dedicaban a la fabricación de buggies de golf eléctricos.

Marcas emergentes en los 50, referentes de hoy.

E-Z Go

Los coches de golf E-Z Go fueron introducidos en 1954 por Beverly y Billie Dolan en Augusta, Georgia. En aquellos días, los carritos de golf se fabricaban en un pequeño taller mecánico. Pero hoy, la empresa cuenta con una gran instalación de última generación. EZ GO es ahora uno de los principales fabricantes de carritos de golf del mundo.

Cushman

Cushman tenía una larga trayectoria en la fabricación de coches eléctricos. La compañía disfrutaba de una reputación en todo Estados Unidos por producir los vehículos preferidos por los asistentes de parquímetros. Estos asistentes fueron llamados camareras de metro. El primer carrito Cushman para golf incluía un motor eléctrico de 36 voltios fabricado por GE.

Evolución de la industria de buggies

La creciente industria de los carritos de golf se aceleró aún más en la década de 1970. Durante los años setenta, los fabricantes de carros encontraron un nuevo nicho fuera del campo de golf. Los mismos buggies que fabricaban para los campos de golf también eran adecuados como medio de transporte en comunidades pequeñas y cerradas y en islas.

Peachtree, Georgia, y The Villages, un centro de retiro en Florida, son solo dos ejemplos de comunidades conectadas a través de vastas redes de senderos para buggies de golf.

El diseño básico de los buggies de golf no ha cambiado mucho. Ahora incluyen nueva tecnología que loss hace más duraderos y seguros que nunca.

En la década de 1950, el buggy de golf promedio solo podía completar de 18 a 27 hoyos con una sola carga. En la década de 1980, ese número aumentó a cinco recorridos de 18 hoyos. Y hoy en día, la mayoría de los vehículos realizarán entre siete y ocho viajes en un recorrido completo sin necesidad de recargarlos.

Entrando en la semana del segundo ‘grande’ de la temporada, tras enfundarse Hideki Matsuyama la chaqueta verde en Augusta hace ya más de un mes.

Klever Tee Time / Redacción

El japonés regresó a la competición la semana pasada en el Byron Nelson, aunque de momento está instalado en el puesto 15 del ranking mundial. Analicemos a continuación cómo llegan los integrantes del ‘top 10’

10. Webb Simpson

Simpson siempre vuela por debajo del radar, aunque este año su habitual regularidad no le acompaña. El ganador del US Open 2012, curiosamente aquel año no pasó el corte en Kiawah y nunca ha hecho ni tan siquiera un ‘top 10’ en el PGA Championship. Este curso se ha anotado tres ‘top 10’, pero se retiró del Wells Fargo hace algo más de una semana, con problemas en el cuello.

9. Tyrrell Hatton

El inglés se disparó tras el reinicio de la competición el año pasado, aunque no ha sumado ningún ‘top 10’ en sus últimos torneos del PGA Tour. Eso sí, salió reforzado de la gira del desierto del European Tour a principio de año. No se puede subestimar a un ganador como el británico, cuyos mejores resultados en el torneo han sido dos décimos puestos (2016 y 2018).

8. Patrick Reed

El texano es ‘amigo’ de los campos difíciles como el que se encuentre en Kiawah y, aunque sus dotes como pegador no estén al nivel de otros, ya demostró con su victoria en Torrey Pines o su octavo en Augusta que su juego corto está a la altura de cualquier campo este curso. Llega tras ser sexto en el Wells Fargo y en los últimos ‘major’ ha cosechado buenos resultados (el 13º o mejor en los últimos cinco).

7. Rory McIlroy

Justo cuando parecía que Rory perdía algo de fuelle, fue y ganó el Wells Fargo. Hay que borrar sus semanas anteriores y quedarse con aquella versión. Precisamente, el último ‘major’ que ganó fue el PGA Championship 2014, pero lo que realmente vale recordar es que también se llevó la edición de 2012, que es la que se jugó en el Ocean Course de Kiawah, como este año, con la salvedad de que entones fue en agosto. Si hubiera que apostar por un favorito, podría ser McIlory perfectamente.

6. Collin Morikawa

Es el vigente campeón del PGA Championship, si bien aquel triunfo que supuso su primer ‘grande’ se produjo sin público en el campo. En cualquier caso, dejó el mejor resultado de un fin de semana en la historia de los ‘major’ (64+65). Ha tenido algunos altibajos, pero cuando esto ha sucedido en su aún corta carrera profesional, después se ha sacudido con una magnífica actuación.

5. Bryson DeChambeau

Estamos en el torneo que presenta el campo más largo de la historia de los ‘major’, por lo que hay que contar sin duda con DeChambeau, que en realidad es mucho más que pura potencia. Eso sí, si continúa sin tino en los greenes como en el Byron Nelson, lo tendrá muy complicado. Aunque sigue fallando calles, es el número uno de la estadística ‘tee a green’, lo que significa que indudablemente su pegada es un plus. Muy bien con los hierros, la clave para DeChambeau será el putt. Él está convencido de que tiene muchas posibilidades en este torneo.

4. Xander Schauffele

Siempre se dice de él que es un jugador muy regular, pero lo cierto es que esta cualidad cuando mejor la representa es en los ‘grandes’ (ocho ‘top 10’ en 15 torneos). Todavía sin victoria en uno, fue tercero en el pasado Masters y casi el único junto a Zalatoris que discutió el triunfo de Matsuyama. Cada vez va menos de tapado, pero tiene pinta de que pronto le sonreirá la fortuna.

3. Jon Rahm

Esta vez Jon no está siendo etiquetado por toda la prensa estadounidense como ‘favorito’ al igual que en otras ocasiones, ya que rompió su racha de 23 cortes consecutivos superados en el pasado Wells Fargo. Llega tras finalizar el 34º en el Byron Nelson, pero el caso es que el vasco siempre responde con una gran actuación tras una racha así. El campo es idóneo para Rahm y es más que probable que el domingo tenga opciones de victoria.

2. Justin Thomas

Thomas es un ganador nato, si bien su único triunfo en un ‘major’ fue el PGA Champinship 2017. Si vence en el campo de Kiawah Island, podría desbancar a Dustin Johnson del número uno, dependiendo del resultado de DJ. Lleva cuatro torneos sin saborear un ‘top 10’, pero recordemos que antes ganó The Players. Quizá no parezca el jugador llamado a dominar un campo tan largo como el Ocean Course, pero su juego da de sobra para anotarse su segundo ‘grande’. Como Spieth, basta con que esta semana aparezca su magia en los greenes.

1. Dustin Johnson

Da la impresión de que Dustin Johnson no llegue en su mejor momento (seis torneos sin un ‘top 10’), aunque precisamente ha sido segundo en los dos últimos PGA Championship, y no hay nada que motive más a DJ que el reto de ganar un ‘major’ que falta en su palmarés. Preocupa que no llegara a disputar el Byron Nelson la semana pasada por unos problemas de rodilla, si bien lo hizo para estar bien en esta.

Despues de llevarse la victoria del torneo, Eduardo González viajó a Reino Unido para competir en el torneo St Andrews Links Trophy 2021, que se jugará del 4 al 6 de junio.

Klever Tee Time / Redación

Los hermanos Diego y Eduardo González ganaron el XXVII Campeonato Nacional de Parejas de Golf, que se celebró en las instalaciones del Club Campestre de Querétaro con tres rondas bastante competitivas, lo que quedó demostrado en los scores finales, pues los tres primeros sitios finalizaron por debajo del par.

Diego y Eduardo González finalizaron este torneo con trece golpes por debajo del par, con lo que los representantes del Club Campestre de San Luis demostraron la experiencia que tienen en este deporte, a pesar de ser jugadores jóvenes, superaron a Roberto Terrazas y Santiago San Román de Bosque Real Country Club que finalizaron con siete bajo par, mientras que el tercer sitio fue para Gonzalo Gallegos y Luis Gerardo Cantú de Las Misiones Country Club, quienes también registraron siete bajo par, por lo que hubo desempate por tarjeta.

Luego de la obtención del primer lugar en la categoría Campeonato, Diego González se dijo contento por este logro, además de que hablo que en la segunda vuelta aflojaron un poquito el paso, sin embargo, no les afecto y pudieron conseguir el objetivo que era quedarse con el primer lugar de esta importante competencia nacional para los deportistas amateur.

“Venimos hoy a hacer lo que teníamos que hacer, con un buen colchón de la primera vuelta, eso nos relajó un poco para la segunda, aflojamos un poco, pero lo hicimos bien”, mientras que Eduardo dijo “Aquí en México va muy bien, los torneos infantiles-juveniles cada vez están creciendo más; pero allá el apoyo en las universidades es muy bueno y eso es lo que levanta mucho”.

Cabe señalar que tanto, Eduardo y Diego González, en la categoría Campeonato, como el primer lugar de la “AA”, Federico Parás del Club Campestre de Monterrey y Óscar Gámez del Club de Golf la Herradura, obtuvieron su lugar en el XCII México Internacional Amateur y en un torneo en Colombia, por definir, mientras que los ganadores de la categoría “A” fueron Francisco Villanueva y Rolando Garay, del Club de Golf Vallescondido; mientras que, de la “B” fueron los hermanos Alejandro y Adolfo Blasquez.

En un día ideal, acabas de llegar al green del hoyo uno. Estas disfrutando, vas a patear para birdie y de pronto, esos pequeños agujeros aparecen en el green.

Klever Tee Time / Redacción

Cuando se acaban de “pinchar” los greens, y esto hará que se arruine nuestra vuelta.

Bueno, quizás no, comento un tal Tom Watson (leyenda viva del golf), en un torneo de la PGA disputado en el Kansas City Country Club consiguió realizar 58 golpes, dos días después de haberse “pinchado” los greens de dicho campo.

Debemos considerar que la aireación o “pinchado” no es más que una breve interrupción de unos greens en perfectas condiciones de juego a corto plazo, que nos dará beneficios en los greens a largo plazo. Cuando los vuelvas a ver, recuerda que sin esos pequeños agujeros, los greens con el tiempo morirían.

El mantenimiento preventivo es una parte integral del éxito de la gestión y mantenimiento de un campo de golf. Los jugadores vemos el “pinchado” como un inconveniente que nos hace mantener los greens “fuera de juego” por un día, dejando agujeros y arena en el green,  que hará que nuestro juego no sea perfecto hasta pasado unos días. 

Para colmo, el pinchado se suele realizar en la época del año en la que los greens mejor aspecto tienen y que coincide con nuestros dias de vacaciones.

Sin embargo, todo jugador de golf necesita comprender cómo una aireación del green es necesaria para conseguir un césped sano.

Con la aireación, se logran los objetivos importantes de aliviar la compactación del suelo, proporciona una mejor mezcla de suelo alrededor de la parte más alta de las raíces de un color verde y que reduce o impide la acumulación de la paja sobrante.

Como tantas cosas, la calidad de un buen green va más allá de lo que vemos. De hecho, la condición de un green tiene mucho que ver con lo que pasa por debajo que de la superficie. Para que el césped crezca, debe tener raíces profundas y saludables. 

Buenas raíces demanda de oxígeno. En buena tierra, que reciben el oxígeno de pequeños bolsillos de aire atrapadas entre el suelo y las partículas de arena.

Con el tiempo, el tráfico de los pies de jugadores de golf  y el paso diario de las máquinas de mantenimiento, tiende a compactar el suelo del green. Cuando el suelo se compacta, las bolsas de aire en el que las raíces dependen son aplastadas y las raíces se quedan sin oxígeno, por lo que se vuelven más débiles y, finalmente, se marchitan y mueren.

La aireación es un proceso mecánico que crea más espacio de aire en el suelo y favorece el enraizamiento profundo, ayudando así a la hierba a mantenerse saludable. En la mayoría de los casos, se hace mediante la eliminación de un par de centímetros desde el suelo compactado, lo que permite una inyección de aire y agua que producirá un relanzamiento del crecimiento. 

Los espacios se llenan con arena “recebo”, que ayuda a que el suelo retenga el espacio aéreo y hace más fácil para que las raíces crezcan hacia abajo.

Finalmente, se añade a una capa de materia orgánica en la superficie. Esta capa, llamada paja, es una acumulación de muertos los tallos, hojas y raíces. Con poca materia orgánica se convierte en un color verde resistente, pero demasiada invita a que se ocasionen enfermedades e insectos.

Otras técnicas de aireación utilizar máquinas con “dientes”, o cuchillos que sólo asoman los agujeros a través del perfil del suelo. Una nueva técnica utiliza incluso ultra alta presión de agua que se inyecta a través del perfil del suelo para crear pequeños agujeros que alivian un poco la compactación, pero se sanan rápidamente.

Un minorista de equipos de golf escocés en camino de obtener ingresos anuales de más de 20 millones de libras esterlinas gracias a las ventas en línea

Klever Tee Time / Redacción

Affordable Golf, que tiene tiendas físicas en East Kilbride, Hillington en Glasgow e Irvine, han visto aumentar sus ingresos digitales en un 340% desde que trabajó con Clickboost, la agencia de publicidad en línea y comercio electrónico con sede en Glasgow.

Scott Beveridge y Gordon Campbell, cofundadores de Clickboost, que se ha asociado con el negocio del golf desde 2019, se unen al directorio de la compañía y trabajarán junto al fundador y director gerente Mark Taylor mientras la firma traza su próxima fase de crecimiento.

Taylor, fundador y director gerente de Affordable Golf, dijo: “Scott, Gordon y el equipo de Clickboost han sido parte integral de nuestro éxito durante los últimos años, ya que la compra de equipos de golf se ha movido cada vez más en línea.

Beveridge, quien se convierte en director no ejecutivo, agregó: “Gordon y yo estamos tan impresionados con lo que Mark y el equipo han podido lograr en Affordable Golf, el último año de crecimiento ha sido increíble y el negocio está posicionado para seguir mejorando expandir.

“Esperamos apoyar a la junta y al equipo de liderazgo en su trayectoria de crecimiento continuo”.

Affordable Golf fue fundada por Taylor a principios de la década de 2000. A principios de este año, la compañía lanzó un segundo sitio web, Second Hand Clubs, y ambos sitios venden y envían productos a todo el mundo.

La compañía almacena marcas clave como TaylorMade, Mizuno, Callaway, Cobra, Adidas, Nike, Footjoy y Titleist.

Clickboost fue fundada por Beveridge y Campbell en 2018 y se especializa en ayudar a las empresas a aumentar los clientes potenciales y las ventas utilizando varios canales de medios pagos como Google Ads, Facebook Ads y YouTube. Su base de clientes incluye Rolls-Royce, Aston Martin, NHS Scotland, Arran Aromatics, Harley Street Dermatology Clinic y George Watson’s College.

Kyoung Hoon Lee, coreano de 29 años, se estrenó en el PGA Tour con la victoria en el Byron Nelson de Texas.

Klever Tee Time / Redacción

Cinco birdies en los primeros 8 hoyos dispararon las opciones del asiático para suceder a otro golfista de su país en el palmarés, Sung Kang. El premio extra fue el billete para el PGA de la próxima semana en Kiawah Island.

Apoyado en su caddie Brett Waldman, un buen golfista que intentó sin éxito acceder al PGA Tour a través de la escuela en 2010, no pasó de la segunda fase, Lee enjugó el golpe de ventaja que Sam Burns tenía en el inicio sobre él.

Un trabado comienzo repartiendo birdies y bogeys impidió al joven estadounidense añadir otra victoria a la lograda en el Valspar. Le batió por tres golpes.

El domingo, marcado por la interrupción por la tormenta y el aguacero, que interrumpió el juego durante dos horas y media, fue otro día más de tanteos bajos, en el que Rafa Cabrera, noveno el sábado, no pudo sacarle partido. No aprovechó los dos pares 5 en los primeros 9 hoyos y, aunque lo intentó, el putt no le dio rendimiento.

Se conformó con el par y la vigésimo primera posición, que no tendrá gran efecto en los ránkings. Jon Rahm hizo 70 y acabó trigésimo cuarto.