Tag

Orgullo mexicano

Browsing

Bailarín, actor y embajador de Montblanc, Isaac Hernández es un orgullo para México por su espíritu.

Gentleman México / By Juan Carlos Gutiérrez

“Es como si desapareciera y todo mi cuerpo cambiara. Como si tuviera fuego dentro y me veo volando, como un pájaro. Siento como electricidad”, estas palabras las dijo el pequeño Billy Elliot a un miembro del jurado cuando le preguntaron qué sentía al bailar. Y es muy posible que sea el mismo sentimiento que tiene Isaac Hernández cuando deslumbra con su arte en las mejores compañías del planeta como la Ópera de París, el Mariinsky Ballet, el Ballet Nacional de Holanda, la Ópera de Roma y el Ballet Nacional de Inglaterra.

A sus 30 años, el mexicano Isaac Hernández es la máxima referencia en el ballet internacional. Y no sólo por el reconocimiento que obtuvo en 2018, el Benois de la Danse, como mejor bailarín del mundo otorgado por la Asociación Internacional de la Danza de Moscú, sino por su arte que provoca a la hora de bailar. Un sentimiento indescriptible pero totalmente emotivo.

Isaac refleja el esfuerzo y el compromiso en todas las facetas de su vida. Además, es un claro ejemplo de que si luchas por tus sueños, se pueden cumplir. Este año, por tercera vez consecutiva, es nombrado embajador de Montblanc, específicamente Mark Maker de México, al ser un individuo que deja huella en el mundo y puede inspirar a más personas a lograr lo mismo. La campaña global de la marca, What Moves You, Makes You, celebra a aquellos que han encontrado su propio camino para reescribir los códigos de éxito para el siglo XXI.

“La danza me define y es parte funda- mental de mi vida; hasta se refleja en mi manera de caminar. Siempre trato de buscar la excelencia y la perfección cuando bailo. Para mí son estándares que busca Montblanc en la elaboración de sus artículos. Mis accesorios favoritos son mis audífonos con los cuales entreno todos los días y mi mochila que me acompaña en mi vida cotidiana”, confiesa Isaac.

La vida personal y profesional de Isaac perfectamente podría servir a cualquier director de Hollywood para filmar una de las mejores producciones de la historia. Nacido en Guadalajara en una familia humilde, no fue a la escuela y recibió una educación estricta junto con sus 10 hermanos. Isaac comenzó a bailar a los 8 años en el patio de su casa con su padre como maestro. Desde ese momento supo que su sueño era convertirse en el mejor bailarín de ballet de todos los tiempos.

A los 15 años sufrió una grave lesión en su columna vertebral y por decisión propia no quiso someterse a una cirugía, en lugar de ello, haría el esfuerzo de desarrollar músculos verticales para que sostuvieran su columna; sin embargo, nunca se derrumbó y se mantuvo firme ante la idea de seguir bailando. Por eso, desde niño supo que la dedicación y disciplina conformarían su trayectoria en el mundo de la danza.

Actualmente es el primer bailarín del English National Ballet en la Ópera de París, siendo el primer mexicano que logra tal hito. “Chapulín”, como le apodaron sus compañeros del ballet de San Francisco por ser mexicano, siempre ha estado comprometido con dejar un buen legado a las personas y ha ido rompiendo con el estereotipo de creer que el ballet es solo para niñas, mostrando el gran respeto que deben tener a su profesión.

El bailarín es el creador de Soul Arts Productions, además de fundar el Centro Relevé, donde se imparten clases de ballet clásico. En la actualidad, Isaac Hernández produce Despertares, el espectáculo mexicano que se lleva a cabo en el Auditorio Nacional y en el Auditorio Telmex de Guadalajara. Y también probó las mieles del séptimo arte. Con Alguien tiene que morir, la serie de Manolo Caro que se emitió en Netflix, Isaac Hernández hizo su debut oficial como actor, ya que nunca había participado de una serie o película durante su trayectoria.

Isaac interpreta a Lázaro, un misterioso bailarín tapatío que llega a España acompañando a su amigo Gabino (Alejandro Speitzer), en una época en que el ballet estaba inmerso en prejuicios, entre ellos la homofobia. Años y años de preparación han hecho posible que este mexicano llegue a lo más alto de su profesión y esté listo para enseñar y ser inspiración y apoyo para otros artistas que, como él, estén dispuestos a darlo todo cada día.