Tag

Tiger Woods

Browsing

Se asocian el golf con el lujo y la exclusividad.

Klever Tee Time / Redacción

En lo que a salarios se refiere, un golfista profesional medio queda muy por debajo de la media de otros deportes como el fútbol o el baloncesto. 

Cada temporada, los jugadores empiezan de cero, no hay contratos que garanticen un año en blanco. Se les paga en función de sus resultados y se costean sus billetes, sus alojamientos y manutenciones durante los torneos. 

Este año, se han incluido cinco jugadores de golf entre los cien deportistas mejor pagados. Tiger Woods, Phil Mackelson o Jordan Spieth, se codean con tranquilidad entre los treinta primeros con pilotos como Hamilton o Vettel o tenistas como Rafa Nadal. 

Pero los 43 millones que cobró el año pasado Woods, el golfista mejor pagado y número 16 en la lista, quedan muy lejos del deportista mejor pagado en 2017: el boxeador Floyd Mayweather, que ha ostentado este millonario título cuatro veces dese 2010. En el top ten están también grandes del deporte como Messi (111 millones de dólares) o Roger Federer (72 millones).

Sin embargo, el actual número 1 mundial en golf, Justin Thomas, está en la posición 66 con 26 millones de dólares ganados en 2017. Es cierto que la cifra resulta igualmente astronómica para cualquier aficionado que acude a los campos de golf en la Manga Mar Menor o que pueda estar leyendo estas líneas. Pero la proporción de golfistas en esa lista, de sólo un 5%, da una idea del salario que deben cobrar los jugadores profesionales de golf en comparación con otros deportes. 

El jugador de golf comienza de cero cada temporada, y no existen contratos que garanticen un año en blanco sin lograr ningún título. Si consiguen controlar el juego hoyo tras hoyo, campeonato tras campeonato, irán a los mejores hoteles alrededor del mundo.

Se cobra por resultados. Buscando una comparativa gráfica, Leo Messi gana 10 millones de euros cada temporada, independientemente de si juega todos los partidos o pasa en el banquillo la mitad de ellos. Lo mismo ocurre con cualquier jugador de la NBA, por ejemplo. 

El golf profesional requiere de una inversión constante y no hay, como en otros deportes colectivos, viajes y desplazamientos con el equipo hasta el hotel de concentración pagado por el club. En competiciones inferiores el nivel de ingresos apenas llega para cubrir gastos, incluso para un buen jugador. 

La propia Ryder Cup, celebrada en Francia y que se vivió con intensidad desde el  golf resort en la Manga Mar Menor, no tiene premio económico. Y sin embargo, la competición genera ingresos millonarios.

Nacida hace más de 90 años, es capaz de atraer a los mejores golfistas de Estados Unidos y Europa sin necesidad de recurrir a un suculento incentivo económico. La Asociación de Golfistas Profesionales de América que organiza el evento cuando se celebra al otro lado del Atlántico, sí da una recompensa a sus jugadores norteamericanos de 200 mil dólares, pero la mitad de esa cantidad debe destinarse a obras de caridad y la otra mitad a programas de desarrollo entre los más jóvenes. 

El canario, que se recalificó amateur, juega el Open de Canarias donde Rafa Cabrera es anfitrión y favorito

Klever Tee Time / Redacción

Diciembre de 1992, Florida. Se disputa la 29ª edición de la Junior Orange Bowl. Con 17 años justos, Tiger Woods ya comienza a ser archiconocido en el mundo del golf. Pero ese día se las tiene que ver con Óscar Sánchez, un canario de 16 años que suena como uno de los grandes talentos de Europa para pelear en un desempate por la segunda plaza.

Abril de 2021. Óscar vuelve a competir en un gran torneo desde este jueves. Ha recibido la invitación para disputar la prueba del European Tour que se juega en Gran Canaria, circuito que no pisa desde hace 17 años. La invitación la valora como “un premio” tras ganar el Campeonato de Canarias y contar con uno de los hándicaps más bajos de España (-3,7): “No es un regalo”, apunta el golfista. Esta participación no será nueva para él. Con 14 años ya pasó un corte para el European Tour, en 1991 celebrado en Tenerife, uno de los dos que ha pasado a este nivel.

La historia de  Óscar un talento que se quedó por el camino: “Había sido campeón del mundo en Italia con 14 años. Fui becado en la Universidad de Wake Forest y desde muy joven ya era profesional. Jugué muy bien de pequeño, aunque solo dos años como profesional”, admite a MARCA. Una lesión importante en el hombro le apartó de su sueño, aunque el canario también hace autocrítica: “Igual no supe gestionar esa presión o no le dediqué el tiempo que debía. Lo estaba pasando mal y me retiré con 25 años”, explica. Dejó a un lado su prometedora carrera deportiva para gestionar el negocio familiar. Tras varios años alejado del golf profesional, comenzó de forma amateur.

Lejos queda su etapa como profesional, pero el golf nunca ha dejado de formar parte de su vida: “Ahora, con el Covid, viajo menos por trabajo y puedo entrenar más”, explica. Ha recuperado sensaciones y admite que se siente en su mejor nivel: “Estoy jugando mejor que nunca. Jugaré sin presión, aunque no noto mucha diferencia en mi juego, con respecto a la de la mayoría de los jugadores”. Eso sí, su favorito es el que juega en casa: Rafa Cabrera-Bello, sin victorias desde el Abierto de Escocia de 2017

Como hotelero, entiende la importancia de que el Tour europeo haga tres paradas en Canarias. Se va a televisar en todo el mundo y eso le dará mucha visibilidad al sector turístico de Canarias y a su espectacular clima: “Es un premio para todos los canarios. Los jugadores vienen de jugar en Austria a cinco grados con los árboles sin hojas, y ahora se encuentran con 25 grados, en Meloneras Golf, que es un campo espectacular”, dice orgullos.

Su momento con Tiger

A poco de comenzar su participación, su mente vuelve al pasado. A aquel 30 de diciembre de 1992, el día que compitió hasta el final con el gran Tiger Woods: “En esa época no era muy normal ver a jugadores de color en el mundo del golf. Él venía con un psicólogo y hasta con un cámara que lo grababa todo”, rememora de aquel duelo en Florida. Con 17 años, el joven Tiger no sólo era una estrella, sino que ya sabía que haría algo grande en el golf: “Tiger me dijo que iba a ser el mejor deportista de todos los tiempos. Me dejó alucinado”, recuerda Óscar.

No todos los golfistas pueden decir que han jugado con Tiger. La del Orange Bowl no fue la única vez que Óscar compartió campo con él: “Jugué con él algunas rondas de práctica y luego jugamos el Orange Bowl. Era un fenómeno, muy superior por entonces a nosotros. Nos vimos alguna vez más, pero luego perdimos el contacto. Tiger no era muy cercano con nadie. No llegó nunca a ser mi amigo”. Sánchez compartió sueños con Tiger en los noventa. Desde hoy el canario volverá a sentir esa magia que le ofrece el golf, 29 años después.

Con el Masters 2021 en los libros, los apostadores están publicando probabilidades para el Masters 2022 … y hay una intriga obvia con un cierto 15 veces campeón mayor que no jugó la semana pasada en Augusta.

Golf Digest / By Stephen Hennessey

Tiger Woods se está recuperando de las lesiones graves sufridas después de su accidente automovilístico en febrero, y para algunos, incluso pensar en él jugando golf pronto podría ser difícil.

Pero no para apostadores.

William Hill es una de las casas de apuestas que publican probabilidades de que Woods gane el Masters de 2022, lo que le da una probabilidad de 40 a 1 de ganar su sexto título de Masters en 2022. La pregunta obvia es si Woods podrá jugar dentro de un año. . Para remediar esos temores, un portavoz de William Hill dijo que reembolsará cualquier apuesta por Woods si no lo hace el próximo año. Otras casas de apuestas en los EE. UU. También han prometido lo mismo.

Woods regresó recientemente a su hogar en Florida para continuar el proceso de rehabilitación después de sufrir numerosas lesiones en la pierna derecha. Woods inicialmente tuvo una varilla insertada en su tibia para estabilizar las fracturas, así como tornillos y clavos insertados en su pie y tobillo, según un informe de Daniel Rapaport de Golf Digest. Además, el trauma en el músculo y el tejido blando de la pierna requirió una liberación quirúrgica de la cubierta de los músculos para aliviar la presión debido a la hinchazón.

Aquí hay un vistazo a las probabilidades de que cada jugador gane el Masters del próximo año, cortesía de William Hill.

Dustin Johnson: 10-1

Jordan Spieth: 11-1

Jon Rahm: 11-1

Justin Thomas: 12-1

Bryson DeChambeau: 14-1

Rory McIlroy: 16-1

Brooks Koepka: 18-1

Xander Schauffele: 18-1

Hideki Matsuyama: 25-1

Patrick Cantlay: 25-1

Patrick Reed: 28-1

Collin Morikawa: 28-1

Tony Finau: 28-1

Will Zalatoris: 33-1

Webb Simpson: 33-1

Cameron Smith: 33-1

Viktor Hovland: 33-1

Justin Rose: 40-1

Tommy Fleetwood: 40-1

Tyrrell Hatton: 40-1

Tiger Woods: 40-1

Daniel Berger: 40-1

Scottie Scheffler: 40-1

Sungjae Im: 45-1

Matthew Fitzpatrick: 50-1

Paul Casey: 50-1

Jason Day: 50-1

Marc Leishman: 50-1

Joaquin Niemann: 60-1

Corey Conners: 66-1

Bubba Watson: 66-1

Adam Scott: 66-1

Louis Oosthuizen: 66-1

Lee Westwood: 66-1

Sergio Garcia: 66-1

Si-Woo Kim: 80-1

Abraham Ancer: 80-1

Brian Harman: 80-1

Robert Macintyre: 80-1

Shane Lowry: 80-1

Ian Poulter: 100-1

Matt Kuchar: 100-1

Matthew Wolff: 100-1

Jason Kokrak: 100-1

Harris English: 100-1

Gary Woodland: 100-1

Matt Wallace: 100-1

Billy Horschel: 100-1

Francesco Molinari: 100-1

Victor Perez: 100-1

Ryan Palmer: 125-1

Phil Mickelson: 125-1

Carlos Ortiz: 125-1

Christiaan Bezuidenhout: 125-1

Kevin Na: 125-1

Max Homa: 125-1

Danny Willett: 150-1

Stewart Cink: 150-1

Kevin Kisner: 150-1

Zach Johnson: 150-1

Charl Schwartzel: 250-1

Fred Couples: 1,000-1

Bernhard Langer: 1,000-1

El cinco veces ganador del Masters, Tiger Woods, está ausente esta semana del primer major del año después de sufrir una lesión grave en un accidente automovilístico en febrero, y pocas personas sienten el vacío más que Justin Thomas.

Golf Digest / By Dave Shedloski

Los compañeros residentes de Jupiter, Florida, Woods y Thomas se han acercado en los últimos años hasta el punto en que Woods eligió a Thomas para que fuera su compañero en un par de partidos por equipos en la Copa Presidentes 2019 en Australia, donde Woods se desempeñó como capitán en juego. para el equipo ganador de Estados Unidos. Se mantienen en contacto de forma regular.

Entonces, no fue una sorpresa que Thomas, quien recientemente ganó el Players Championship, pasara una buena parte de su entrevista previa al torneo el martes en Augusta National Golf Club hablando de Woods, aunque tuvo cuidado de no divulgar su estado de salud o su rehabilitación. Sobre todo, solo hablaba de tratar de ser un buen amigo.

“Fui y lo vi un par de veces la semana pasada y traté de ir un par de veces durante la semana cuando estoy en casa”, dijo Thomas, de 27 años, quien busca su segundo título importante junto con su victoria de 2017 en la PGA. Campeonato. “Le enviamos un mensaje de texto el viernes por la mañana, y dijo que estaba empezando a empezar. Está molesto por no estar aquí jugando rondas de práctica con nosotros, y nosotros también lo odiamos”.

Thomas dijo que recuerda lo deprimido que estuvo durante las seis semanas que se perdió en 2019 con una lesión en la muñeca y lo mucho que significó para él escuchar a otros jugadores.

Y no es solo Woods a quien se ha acercado, señalando que también ha verificado a Brooks Koepka, ya que el cuatro veces ganador de Major ha lidiado con una serie de problemas de rodilla, incluso en los días previos al 85 ° Masters de esta semana. .

“Cada vez que alguno de mis amigos pasa por algo… quiero decir, hice lo mismo con Brooks, ya sabes, recientemente. Es como si quisieras ver cómo están y ver cómo están ”, dijo Thomas. “Recuerdo a las personas que se acercaron a mí y me controlaron, para ver cómo estaba. No necesitaba una llamada todos los días, pero ‘Oye, ¿cómo te va? Quieres ver cómo te sientes “.

“Eso es justo lo que quiero hacer por [Tiger], es simplemente decir, ‘Amigo, haré lo que quieras. Si necesita que le ayude con sus hijos, puedo hacerlo. Si quieres que te traiga … si tienes ganas de McDonald’s y quieres que te lo traiga, amigo, no me importa, estoy aquí para ti y te ayudaré en todo lo que pueda “.

No hay información sobre lo que Tiger podría haber querido del restaurante con los Golden Arches, pero Thomas aseguró que Woods está bien.

“Ha estado bien. Ha sido bueno simplemente pasar el rato con él ”, dijo Thomas. “Somos afortunados con el baloncesto de pasar el rato y ver deportes como lo haríamos en cualquier momento normal. Sí, ha sido bueno verlo y pasar el rato con él “.

Conoce que dicen las expresiones faciales del mejor golfista del mundo en la actualidad.

Klever Tee Time / Marisol Aguilar

Tiger Woods es más de acciones y por ello es un gran golfista, sin embargo el análisis de los rasgos faciales del jugador profesional son un referente de una personalidad tolerante y controlado en sus acciones.

Se puede definir que es una persona que emplea mucho la concentración para dar pasos acertados y no solamente en el ámbito del juego profesional.

Ante un hecho, Woods tiene una forma de reaccionar brindando una solución y empatizando con su lógica, para después darse la oportunidad de sentir lo anterior.

Por la forma de sus cejas, el tamaño de sus ojos,  la forma de su nariz y lo destacado de sus labios, hablamos de la personalidad de una estrella.

Es una persona que busca ser reconocida por sus logros y recordada por los mismos. Su lado infantil siempre le acompaña, motivo por el cual disfruta como niño en cada victoria.

Aunque su zona destacada es la instintiva, la forma de sus oídos representa la gran capacidad de concentración de la que goza. Por otra parte, el tamaño de sus dientes es el referente mismo al tamaño de cómo es que quiere comerse el mundo.

Tiger Woods, es muy sociable y amigable, pero en temas del amor es muy reservado, ya que busca siempre mantener seguro sus sentimientos para evitar que le dañen.

Psicología del rostro

www.pruebasconfianza.com