Tag

Travel

Browsing

Ahora que el mundo vuelve a abrirse, las vacaciones vuelven a estar en la agenda

Klever Tee Time / Redacción

Si sueñas con una escapada de lujo al Caribe, entonces no hay mejor manera de explorar este idilio tropical que a bordo de un yate de lujo con tripulación. Algunos de los beneficios de un alquiler de yates privados en el Caribe son un entorno de lujo, un itinerario personalizado, mayor privacidad y una tripulación dedicada, que ofrece la mejor experiencia de vacaciones en el Caribe.

“Los alquileres de superyates ofrecen a los huéspedes más que un hermoso lugar para quedarse”, dice Alicia Ewing, agente de alquiler de yates de Worth Avenue con sede en Newport, Rhode Island. “Piense en ello como una experiencia interactiva que lo deja a cargo de su mejor experiencia de vacaciones en el Caribe.

 Ya sea que prefiera descansar en una playa privada, probar nuevos juguetes acuáticos o visitar lugares de interés exclusivos, el alquiler de un yate le ofrece la libertad de hacer casi cualquier cosa “.

Aquí están las cinco razones principales por las que los más ricos del mundo eligen un alquiler de yates, en lugar de una estadía en un resort o un crucero, para la mejor experiencia de vacaciones en el Caribe.

¿Por qué alquilar un yate para disfrutar de las mejores vacaciones en el Caribe?

1 – Un itinerario personalizado

Un itinerario de alquiler de yates personalizado es una de las principales razones por las que las personas que buscan la mejor experiencia de vacaciones en el Caribe optan por alquilar un yate de lujo.

“Un itinerario personalizado lo coloca en el centro de sus vacaciones”, dice Alicia. “Todo el mundo tiene preferencias, intereses y pasatiempos diferentes. Es por eso que su carta está diseñada para usted “.

Entonces, ya sea que esté buscando una rejuvenecedora carta de bienestar o unas emocionantes vacaciones centradas en la aventura en su yate, las posibilidades son infinitas, lo que garantiza la mejor experiencia de vacaciones en el Caribe.

2 – Un equipo personal dedicado

Incluso los complejos turísticos más lujosos del mundo se verían obligados a igualar la proporción de tripulantes y huéspedes que se encuentran en un alquiler de yates de lujo. Esta proporción de tripulantes por huéspedes, junto con el entorno íntimo de un alquiler de yates, permite un “mayor nivel de cuidado y atención, lo que significa que no tendrá que mover un dedo a menos que lo desee”, dice Alicia.

Un servicio personalizado de 5 estrellas es parte de la experiencia de alquiler de yates de lujo, desde desempacar sus maletas, asegurarse de que su camarote se mantenga impecable, preparar comidas gourmet a su gusto, hasta personalizar cada elemento de su experiencia de vacaciones hasta lo mejor de detalles.

Tomemos, por ejemplo, el lujoso yate WINDWARD de 2.4 metros , que puede alojar hasta seis personas y cuenta con una tripulación dedicada de cuatro, que incluye un capitán, un chef privado, una azafata y un compañero con experiencia en una gran cantidad de actividades acuáticas. , incluida la pesca submarina y el esnórquel, lo que garantiza niveles de servicio increíbles que se adaptan a sus necesidades. 

Con lujosos interiores y muchas comodidades a bordo, este elegante yate a motor es ideal para quienes buscan las mejores vacaciones en el Caribe.

3 – Privacidad y discreción

La privacidad que ofrece un alquiler de yates de lujo es incomparable, una razón por la cual muchos de los más ricos y VIP del mundo optan por disfrutar de unas vacaciones en el Caribe a bordo de un yate de lujo en lugar de en un complejo turístico lleno de gente o en un crucero.

Según Alicia, los acuerdos de confidencialidad antes del inicio de un alquiler de yates garantizan la privacidad y la seguridad antes, durante y después del alquiler. Para la máxima privacidad, el capitán de su yate puede llevarlo a usted y a sus invitados a destinos remotos lejos del mundanal ruido.

4 – Salta de isla en isla y navega a tu propio ritmo

Una de las principales razones por las que un alquiler de yates ofrece a los huéspedes las mejores vacaciones en el Caribe es la oportunidad de ir de isla en isla a su propio ritmo, lo que les brinda acceso exclusivo a diferentes culturas y costumbres que no suelen ver quienes optan por un resort o una experiencia de crucero.

Y, si a los huéspedes les apetece quedarse un poco más en un lugar, entonces pueden hacerlo a bordo de un yate, a diferencia de un crucero en el que los huéspedes tienen que ceñirse al horario reglamentado del barco.

“Navegar a su propio ritmo les brinda a los huéspedes la máxima libertad”, dice Alicia. “Esto permite una gran cantidad de experiencias memorables que solo se pueden realizar en un alquiler de yate privado. Escapar del ajetreo de la vida cotidiana significa deshacerse del horario reglamentado, no aumentarlo “.

5 – Una experiencia vacacional segura

Disfrutar de unas vacaciones seguras está a la vanguardia de la mente de todos. Si está sopesando unas vacaciones en un crucero frente a unas vacaciones en un yate , no cabe duda de que un alquiler de yates con poca gente ofrece una de las formas más seguras de disfrutar de una escapada al Caribe.

“La industria de los vuelos chárter ciertamente ha visto una afluencia de personas que reservan vuelos chárter. Lo más probable es que esto se deba a la pandemia de Covid-19 ”, explica Alicia. “Alquilar un yate privado garantiza no solo la seguridad, sino también la sensación de normalidad que muchas personas anhelan.

 En general, el alquiler de un yate garantiza que se satisfagan todas sus necesidades con un cuidado genuino. Desde la elaboración de su cóctel favorito para un brindis al atardecer hasta la planificación de una excursión personalizada que satisfaga su gusto por la aventura, el servicio personalizado está en el corazón de la experiencia del yate “.

Para aquellos que buscan la mejor experiencia de vacaciones en el Caribe, no hay duda de que una escapada a bordo de un alquiler de yates de lujo está muy por encima de una experiencia de vacaciones en un resort o crucero.

¿Por qué no disfrutar de una escapada a todo lujo en el paraíso?

Klever Tee Time / Redacción

Desde que comenzase la pandemia hace más de un año viajar se ha convertido en un verdadero desafío. Cuarentenas obligatorias, test y demás requisitos han sido impuestos por la mayoría de los países para impedir que el virus se propague. Si a eso se le suma que cada día aparecen nuevas medidas parece que la cosa se pone difícil.

Pero no hay que dar todo por perdido, pues algunos mantienen abiertas sus fronteras y se están convirtiendo en auténticos oasis para todos aquellos que buscan olvidarse, aunque solo sea por unos días, del Covid 19. Para todos los que busquen inspiración, en estos siete lugares además de poder disfrutar de un clima envidiable en esta época del año, hay un amplio abanico de actividades que se pueden realizar. ¿Listo para preparar la maleta?

México

El destino número uno para quien busca relajarse y disfrutar de la playa, porque aunque se puede viajar por todo el país, lo cierto es que las zonas favoritas en esta época son Tulum y Playa del Carmen. Bañarse en un cenote, visitar las ruinas de los mayas, hacer esnorkel, conocer sus encantadores pueblos pesqueros o simplemente disfrutar de los mejores atardeceres del mundo disfrutando de una buena margarita.

Maldivas

Su baja incidencia lo ha convertido en el refugio de muchos millonarios que no se lo han pensado dos veces a la hora de trasladarse a sus playas paradisíacas para desconectar del mundo en sus codiciados resorts de lujo. Uno de los factores más atractivos además de sus playas de arena blanca y aguas cristalinas -ideales para bucear- es el clima durante esta época, sin apenas lluvias, perfecto para disfrutar.

Tanzania

La joya africana alberga el 20% de los grandes mamíferos del continente, por lo que el primer objetivo de los turistas es hacer un safari, desde el gran Parque Nacional Serengeti hasta el diminuto -y no por ello menos encantador- Parque Nacional Arusha. Pero entre sus otras perlas está el monte Kilimanjaro, el lago Victoria o las cordilleras Udzungwa y Usambara. Aunque posee una tasa muy baja de enfermos de Covid, lo cierto es que una gran parte de los viajeros no se atreve a viajar hasta allí, por lo que todavía apenas hay turismo. Una oportunidad única para disfrutar de sus parajes de una forma más íntima que nunca.

Costa Rica

Su rica biodiversidad lo convierte en un auténtico paraíso, y es que Costa Rica ofrece entornos y paisajes para todos los gustos, desde frondosas selvas a playas de arena blanca a montañas y senderos para los amantes del trekking. El país latinoamericano ha registrado una de las bajas de mortalidad por Covid-19 más bajas, lo que lo convierte en un destino seguro para viajar. Uno de los puntos clave es que la mayoría de los resorts de lujo han bajado sus precios drásticamente para intentar reactivar su economía.

Martinica

La isla caribeña de las Antillas parece sacada de un cuento. Sus encantadores restaurantes y callejuelas de estilo caribeño contrastan con sus playas de arena fina, aguas cristalinas y su vasta vegetación, lo que la convierten en un paraíso perfecto para los amantes del buceo, el snorkel y la navegación. Los que allí se dirijan no deben olvidar disfrutar de una buena sesión de hiking o barranquismo en los macizos del volcán Monte Pelée.

Turquía

El país está completamente abierto y sus hoteles de lujo deseosos de que lleguen los turistas. Si Estambul es toda una joya entre oriente y occidente, los amantes de las playas no podrán perderse la costa de Antalya, al sur, cuyas aguas no tienen nada que envidiar a las del Caribe. Los más intrépidos podrán descubrir los tesoros de la misteriosa Capadoccia o simplemente disfrutar de su maravillosa gastronomía.

Dubái

La ciudad del lujo y la ostentación por excelencia, y es que Dubái se encuentra entre las 15 ciudades más ricas del mundo según datos publicados por el informe del Censo de multimilonarios Wealth-19. Además, como ocurre con México o Costa Rica, los hoteles de lujo están registrando

Javier Plascencia se lanza a la conquista del océano y presenta una nueva experiencia culinaria abordo de un lujoso restaurante flotante.

Klever Tee Time / Redacción

Renovarse o morir, así dicta un viejo dicho que en estos tiempos tiene más sentido que nunca.
Y si alguien lo supo entender bien fue el chef Javier Plascencia —la mente creativa detrás de proyectos como Caffè Saverios, Erizo, Jazamango, ¡Lupe!, Finca Altozano y Misión 19 (este último premiado como Mejor Restaurante Nuevo en los Gourmet Awards 2012)—, quien adaptó la cocina de Animalón y la llevó a altamar

Animalón by the Sea es un proyecto que emergió de la pandemia, como una manera de atender a las inquietudes de los comensales y de generar nuevas experiencias al aire libre, y qué más libertad que la que ofrece el mar

Un restaurante que se mueve al ritmo de las olas del mar

Plascencia encontró la veta y trasladó el fine dining con el que deleitaba a sus visitantes en tierra a una embarcación de lujo construida especialmente para el proyecto por la Isla Tour, una empresa dirigida por Carlos Hudson que se especializa en realizar recorridos en la zona.

La travesía comienza en el muelle K de la marina de Cabo San Lucas, donde un barco de dos pisos, con 15 metros de eslora, 7.4 metros de ancho y capacidad de 40 pasajeros, zarpa rumbo al Arco del Fin del Mundo. Sobre él, los asistentes son recibidos con una copa de espumoso o algún coctel, para después degustar un delicioso menú de seis tiempos, con o sin maridaje.

La propuesta no se aleja del ADN del chef, donde la cocina de campo, el producto local y los ingredientes frescos son los protagonistas de la mesa, por ello el menú cambia constantemente, pues depende de la pesca del día y de la temporalidad de los huertos. 

Si bien el proyecto se basa en las ideas de Javier, el chef ejecutivo Oscar Torres se encarga de ejecutar magistralmente los platillos que se sirven en el día a día, y la sommelier Jocelyn Porras de hacer el maridaje perfecto para ellos.

Algunos de los platillos que se han podido degustar son agnoloti rellenos de cremoso de maíz con langosta, centro de rib eye con puré cremoso y hongos, jurel con ratatouille y jugo de tomate clarificado

Actualmente, el menú se conforma  por una entrada de buñuelo de maíz dulce, limón, chile fresco y cilantro criollo, al que le siguen crudo de kampachi, aguachile de shiso con cilantro, fresa verde, pepino y palmito;  totoaba escalfada con aceite de olivo, cassoulet, dashi de tomate y aceite de cebolla quemada; ravioli de chicharro dulce local con queso parmesano, limón curado, guías de chícharo y mantequilla; costilla de res braseada con duxelles de champiñón, kale y cebolla braseada y mousse de raíz de apio y trufa negra; y un cierre espectacular de praliné de avellana y chocolate oscuro, espuma de caramelo, streusel de cocoa, canela tatemada y crema agria.

El costo de la experiencia es de $3,000 pesos y de $4,000 si deseas el maridaje, más servicio, y tienes que hacer reservación en su sitio porque, como imaginarás, está en la mira de los amantes de la buena comida y del mar.

Ubicado dentro de Habitas, Tulum, el restaurante Moro resalta como una joya de la gastronomía local.

Klever Tee Time / Redacción

Cada vez más, Tulum resalta por una escena gastronómica vibrante, diversa y sorprendente al paladar, capaz de satisfacer a una audiencia de gustos culinarios variados. Moro, ubicado dentro de Habitas, Tulum, se suma a esa oferta, y sobresale dentro de ella como una opción imperdible, gracias a sus ingredientes locales, ambientación meticulosa y esencia rústica.

A cargo del chef Horacio Dardano, de origen uruguayo, Moro celebra los sabores mexicanos y les da un toque único, a lo largo de tres menús distintos –tan ligeros como complejos, según la hora del día– y una interestante propuesta de coctelería, que promete convertirse en la más destacada de la zona.

El chef Dardano emplea distintas técnicas culinarias de la gastronomía latina y morisca, y transforma el ingrediente local, fresco, en platillos de personalidad única, que oscilan entre lo acogedor y lo exótico, mientras a simple vista resaltan por un emplatado impecable.

Para el lugar es vital ofrecer a los invitados ingredientes, no sólo del día, sino de la mejor calidad y la obtención más sustentable posible. Así, Moro trabaja con granjas, pescadores y productores locales. Por ejemplo, el menú incorpora miel de abeja melipona producida por Jorge, uno de los meseros de Moro, quíen cosecha la miel en Valladolid, a una hora de Tulum.

Estos ingredientes lucen a lo largo de tres propuestas distintas, para desayuno, comida y cena, respectivamente. El menú matutino incluye desde tostada vegana hasta el huevo de milpa. Durante la noche, el menú adquiere complejidad. Uno de los platos más emblemáticos es el Maa ́kolam Kay, pesca del día a la hoja santa con epazote, hinojo, dashi y cebolla cambray. Sin embargo, también hay una gran variedad de opciones vegetales que seguramente se convertirán en favoritas de la zona para quienes llevan dietas plant-based

En cuanto a la ambientación, Moro resalta por sus mesas bajas iluminadas de manera tenue y rodeadas por una propuesta de diseño en la que conviven tanto piezas traídas de Marruecos como creaciones de artesanos locales, en una búsqueda de apoyo a comunidades en Yucatán y Quintana Roo. Cada elemento contribuye a la creación de una experiencia inolvidable que comienza cuando el olor a leña conquista al comensal desde su entrada al restaurante

El Gran Arrecife del Sur puede no ser tan conocido como la Gran Barrera de Coral, pero el “otro” arrecife de Australia rebosa biodiversidad y tiene sus propias batallas.

Klever Tee Time/ Redación

El gran Mick Baron , propietario del Eaglehawk Dive Center en el sureste de Tasmania, dijo “Imagínese volar a través de un bosque antiguo” cuando le preguntamos al veterano del buceo cómo era nadar entre los majestuosos bosques de algas gigantes que una vez bordearon Australia. Estado isleño.

“Ya sea que esté navegando por el fondo mirando hacia arriba mientras el sol brilla a través del dosel o colgando justo debajo de la superficie mirando por los troncos de estos árboles gigantes, por así decirlo, fue bastante especial”, dijo Baron, con nostalgia. “También había vida marina para ver, pero la atracción estrella eran las algas marinas”.

Catalogado como una comunidad ecológica en peligro de extinción por el gobierno australiano en 2012, los bosques de algas gigantes de Tasmania han desaparecido en más del 95%, con un aumento en la temperatura del océano provocado por el evento El Niño de 2015-16 que aceleró una extinción gradual que había estado ocurriendo. durante varias décadas.

“En el espacio de unos tres meses esos grandes lechos de bosques habían desaparecido”, dijo Baron. Y me refiero a ido . No quedaba ni un skerrick. Y no han vuelto “.

El arrecife olvidado de Australia

Los bosques de algas gigantes de Tasmania formaron parte de lo que se conoce como el Gran Arrecife del Sur , un vasto sistema de arrecifes rocosos templados que se extienden a unos 8.000 km desde Kalbarri en Australia Occidental, hacia abajo y alrededor de la escarpada costa sur de Australia y Tasmania y hasta el norte de Nueva Gales del Sur.

A pesar de que el 70% de la población de Australia vive a 50 km del Gran Arrecife del Sur, la mayoría de la gente nunca ha oído hablar de él. Para ser justos, este entorno marino único ni siquiera tuvo un nombre hasta 2016, cuando un equipo de científicos dirigido por los biólogos marinos de la Universidad de Australia Occidental (UWA) Scott Bennett y Thomas Wernberg argumentó que esto era parte de su problema de identidad.

Dominado por los bosques de algas que sostienen la vida en este punto caliente de biodiversidad, el Gran Arrecife del Sur es el hogar de cientos de especies que no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra (incluidas las tres especies conocidas de dragones de mar, criaturas parecidas a caballitos de mar que parecen tan místicas como suenan), con un estimado de 10,000 especies adicionales aún por identificar. El arrecife también apuntala industrias de pesca y turismo por valor de aproximadamente $ 10 mil millones para la economía australiana, con sus lucrativas industrias de langosta de roca y abulón del sur por sí solas valen cuatro veces el valor de las actividades de pesca comercial en la Gran Barrera de Coral.

Pero aunque la mayoría de los científicos están de acuerdo en que el Gran Arrecife del Sur goza de mejor salud general que su contraparte del norte, el cambio climático es una amenaza creciente. Si bien el aumento de la temperatura del océano ha provocado devastadores eventos de blanqueamiento de corales en la Gran Barrera de Coral, son las algas marinas las que sufren cuando las temperaturas del océano aumentan más al sur. Y así como los científicos marinos están tratando de salvar la Gran Barrera de Coral con tecnologías que van desde la “ FIV de coral ” hasta el desarrollo de microalgas resistentes al calor , los científicos del Gran Arrecife del Sur también están probando métodos para proteger sus especies fundamentales.

¿Súper algas al rescate?

En Hobart, un proyecto de investigación conjunto entre el Instituto de Estudios Marinos y Antárticos (IMAS) de la Universidad de Tasmania y la Fundación Climática está estudiando actualmente la posibilidad de restaurar los bosques de algas gigantes de Tasmania, cuya desaparición se atribuye a la mayor influencia de la corriente de Australia Oriental. (EAC), que está trayendo agua más cálida y pobre en nutrientes a Tasmania, y con ella a los autostopistas no deseados.

“No solo las algas marinas son particularmente sensibles a los cambios de temperatura del agua, sino también a las especies marinas tropicales que se alimentan de algas, y las algas marinas son un tipo de algas”, explicó la Dra. Cayne Layton, investigadora postdoctoral de IMAS y líder del coproyecto.

Un documental sobre el Gran Arrecife del Sur también está en camino, gracias al biólogo marino australiano convertido en cineasta Stefan Andrews, cuyos créditos de filmación acuática incluyen Blue Planet II de BBC Earth y el éxito de Netflix Chasing Coral.

“Tenemos la misión de crear conciencia sobre lo prístinos, valiosos e importantes que son estos arrecifes, y ayudar a incorporar el concepto del Gran Arrecife del Sur en la cultura australiana”, dijo Andrews.

Aunque parece arriesgado abrir un hotel durante la pandemia, Francisco Medina, CEO de Grupo Hotelero Santa Fe, asegura que el mercado prémium ha sido de los menos afectados.

Forbes Life / Manueñ Grajales

Podríamos pensar que viajar durante una pandemia podría poner en riesgo nuestra salud, sin embargo muchos hoteles se han reinventado para tomar todas las medidas necesarias y así poder brindar los mejores servicios a sus clientes. 

El Grupo Hotelero Santa Fe acaba de inaugurar el SLS Cancún en un enclave de ensueño que está cambiando los rostros del Caribe mexicano.

En el SLS  Cancún, los huéspedes  solicitarán cualquier servicio desde su smartphone o a través de una tablet en sus habitaciones. Así como hacer check in o check out sin pasar por la recepción, de esta manera se estará limitando el contacto humano. 

El hotel tiene 45 suites diseñadas con un toque italiano y sofisticado de Piero Lissoni; al ser un huésped podrás disfrutar de una maravillosa playa de 250 metros a la que únicamente se puede acceder a través de la propiedad. 

La propuesta gastronómica de su restaurante LEYNIA, (cocina Argentina) corre a cargo del chef José Icardi. Personalidad muy reconocida en el mundo gastronómico por sus valiosas propuestas. 

Además tendrán acceso a  sofisticadas amenidades como un club de playa privado, un puerto deportivo y un campo de golf de 18 hoyos en el que sin duda se podrá disfrutar de momentos mágicos en compañía de tus personas favoritas.

La pandemia provocó que la industria de la hospitalidad implementase una serie de protocolos y medidas de seguridad en todas sus ubicaciones, medidas que, en palabras de Medina, podrían haber llegado para quedarse.